semana 8 de embarazo

Semana 8 de embarazo

Si te fijas bien en la ecografía del bebé, en la semana 8 puedes ver bien el latido del pequeño corazón. En la semana 8 se controlará que tu hijo no padezca una hernia umbilical fisiológica y empezará el proceso de desarrollo de los cartílagos que terminarán conformando los huesos.

Semana 8: Desarrollo del bebé

En la semana 8 el embrión mide aproximadamente 16 milímetros de tamaño. A partir del final de esta semana, incluso se pueden ver los latidos del corazón en las ecografías, y el corazón y la cabeza ya se ven por separado. En la fase actual de desarrollo una pequeña parte del intestino se mete en el cordón umbilical ya que la cavidad abdominal es demasiado pequeña para todo lo que crece en tu bebé. Se trata de la hernia umbilical fisiológica. Este es un fenómeno normal que puede producirse sobre esta fecha y que puede ser atribuido al rápido crecimiento del intestino. El hígado también puede llegar a ser una pequeña protuberancia entre el corazón y el cordón umbilical.

El desarrollo del pequeño ocurre cada vez más rápido. Los órganos más grandes como el cerebro y la columna vertebral ya se dibujan en la semana 8. Su cabecita, en comparación con su cuerpo, parece increíblemente grande, y así será por algunas semanas. Además, la parte de atrás de su cabeza se desarrolla más rápidamente que la parte delantera. Si te fijas bien durante la ecografía, verás que da la impresión de que se estuviese agachando.

Ahora, se está formando el cerebro a un ritmo más rápido que el hueso del cráneo. Más tarde, se equilibrarán primero las proporciones de la cabeza y el cuerpo.

Generalmente, en la segunda visita al ginecólogo (alrededor de la semana 8 o 9) te realizan la primera ecografía, en ella ya puedes apreciar de forma más o menos clara los deditos de los pies y de las manos y algunos rasgos de la cara. Desde la semana 8, incluso podrás ver como late el corazón en la ecografía. En la semana 8 de embarazo tu bebé evoluciona con a una velocidad impresionante, que no se repetirá en toda la gestación.

Semana 8: Tu cuerpo

Alrededor de la semana 8 en tu cuerpo han sucedido muchas cosas: El útero es ahora tan grande como un huevo de ganso, un aumento significativo, que es apreciable en las distintas visitas y controles médicos, también por vía vaginal. Tu útero está presionando hacia adelante, a la vejiga, así que tienes que ir al baño con frecuencia. Además, los ligamentos que sostienen el útero tienen que estirarse un poco y eso puede causar dolores leves, en el abdomen. Las emociones fuertes y los cambios de humor son el día a día para muchas mujeres, sobre todo en las primeras semanas. Los cambios hormonales que ya sientes en la semana 8 favorecen las náuseas y el mal humor, el malestar general, o incluso la llorera sin control. No te preocupes, esto es normal. Tu cuerpo puede hacerte cambiar de estado de la noche a la mañana, así que no te preocupes, la mente necesita tiempo.

Semana 8: En la consulta médica

Cambios en el peso

«¡No se nota nada!». La mitad de las embarazadas se decepcionan al principio delante del espejo, de perfil, queriendo entender que si el cuerpo cambia tanto por dentro, no cambie por fuera, en la semana 8 quizá no se vea nada aún. Estos cambios todavía tardarán un tiempo, hasta que el vientre sea redondo y todos los demás se den cuenta de tu estado. De media una mujer puede ganar durante el embarazo entre 12 y 18 kilos. Y ganarás más peso a medida que avance la gestación. El primer incremento, pero, suele ser entre las semanas 12 y 16.

Importancia del ejercicio

Preocuparse por realizar el ejercicio adecuado especialmente beneficiosos cuando aparecen las primeras molestias del embarazo. Muchos síntomas típicos de esta etapa y el resto de las semanas del primer trimestre pueden ser tratadas con ejercicios suaves y naturales. ¿Te interese el yoga? Quizá podrías consultar nuestro programa de yoga para embarazadas y relajarte.

Semana 8: Consejos y sugerencias

Cursos de embarazo

En la semana 8 puedes unirte a un curso para embarazadas. Los ofrecen matronas, parteras, u otras instituciones para las mujeres que se encuentran al principio de la gestación. La diferencia con un curso de preparación al parto es que aquí se tratan específicamente las muchas preguntas que las primerizas tienen sobre el embarazo. Por ejemplo, se discuten problemas físicos, tales como vómitos, una dieta adecuada, el cambio en la relación de pareja, los miedos y las inseguridades, las decisiones a favor o en contra del diagnóstico prenatal o los distintos lugares para dar a luz. Es un buen momento para buscar un curso, aunque si lo prefieres, puedes esperar a la 12, pasado el tiempo de riesgo.

Asesoramiento

Las parejas, hombres y mujeres tienen derecho al asesoramiento sobre el embarazo. En la semana 8 o más adelante, puedes acudir a tu centro de salud para consultar todas tus dudas. También puedes informarte sobre dónde y cómo solicitar financiación o el cuidado del bebé después del nacimiento.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar