papillas

10 consejos para comer papilla

¿Te preguntas qué debes tener en cuenta en el momento de empezar con la papilla? Puesto que el bebé empieza una nueva etapa de su vida, la paciencia es lo más importante.

En este artículo hemos compilado 10 consejos para lidiar con la papilla y su introducción en la dieta de tu hijo.

Con el cambio a la alimentación complementaria tu hijo inaugura una nueva etapa de su vida pero para ti surgen un montón de preguntas. ¿Cuánta papilla debe comer?, ¿Mejor comprar potitos o hacerla una misma?, ¿Está mi bebé preparado para el cambio a la papilla? 

Aquí te ofrecemos 10 consejos para el cambio a la papilla que te pueden ser de ayuda para saber qué es importante y qué debes tener en cuenta cuando empieces a dársela a tu hijo.

Consejos para el cambio a la papilla

vitamina para fertilidad

1. Ingredientes frescos.

Si decides hacer tú misma la papilla deberías ser especialmente cuidadosa con la elección de los ingredientes. Utiliza siempre que puedas alimentos frescos y sin procesar. Si son ecológicos mejor. Cuanto más frescos sean más nutrientes contendrán y por tanto te asegurarás de que tu bebé recibe todos aquellos que necesita para desarrollarse de manera sana.

2. De uno en uno

Empezar con la papilla es una novedad importante para el sistema inmunológico y digestivo de tu hijo. Por eso es importante que le vayas introduciendo los ingredientes de uno en uno tu. Además, de esta manera, podrás controlar mejor cómo reacciona a los diferentes alimentos que le vas dando. Si tiene alguna reacción alérgica, si le da dolor de barriga, gases o le es indigesto. Si quieres saber más acerca de la introducción paso a paso de la papilla, puedes consultar el artículo: Introducir la alimentación complementaria.

Ten en cuenta: Si acabas de empezar con la alimentación complementaria es normal que el bebé tenga algunos problemas de digestión, puesto que el estómago todavía no se ha acostumbrado a esta nueva forma de alimentarse. No obstante, si las molestias perduran puede ser indicativo de que ese alimento le es indigesto.

3. Líquidos complementarios

Darle papilla al bebé implica abandonar algunas de las tomas de leche. Por ello deberías empezar poco a poco a darle a tu hijo algunos líquidos complementarios. Al principio bastarán 200 mililitros al día ya que el equilibrio de minerales en el cuerpo, está garantizado por las tomas de lactancia que todavía le des. Ahora bien, cuando introduzcas la tercera papilla esta aportación extra de líquidos será de gran importancia. Puedes saber más acerca del tema en nuestro artículo: ¿Qué debe beber el bebé?

4. La composición nutritiva

acido folico antes del embarazo engorda

La leche materna o la leche inicial contienen los nutrientes que tu hijo necesita para desarrollarse de manera sana. Para que esto no cambie cuando introduzcas la papilla en la alimentación de tu hijo, debes hacer una selección equilibrada de los diferentes alimentos que vas a combinar en la papilla. En nuestro especial sobre: Alimentación complementaria encontrarás algunas recetas con las que te asegurarás de que tu bebé recibe los nutrientes necesarios.

Ten en cuenta: El problema con la ingesta de nutrientes no es únicamente que tu bebé reciba pocos, sino también que reciba en exceso. Vigila, por ejemplo, con productos como los lácteos en los que el contenido proteínico suele ser muy elevado para el bebé.

5. No demasiados cambios

A pesar de la importancia de mantener una dieta variada, deberías intentar no desbordar a tu bebé con demasiados estímulos. No alteres mucho su plan de comidas porque habrá gustos que, si bien para tí son la mar de normales, para él serán totalmente novedosos. En este sentido, no se aburrirá si repites a menudo. Más bien al contrario, le aportará seguridad. Cuando encuentres una combinación de alimentos que sea equilibrada, que le aporte los nutrientes necesarios y que tu hijo coma sin problemas. Puedes mantenerla durante un tiempo tranquilamente.

6. No utilizar especias

Has de tener en cuenta que las necesidades de tu hijo son muy diferentes a las tuyas. Las papilas gustativas del bebé son muy sensibles y no pueden ser sobreestimuladas con especias como la sal, azúcar o aromatizantes. Se trata de que el bebé reconozco y se adapte al sabor de los alimentos. Aunque a ti las papillas te sepan sosas para él serán muy intensas puesto que hasta el momento sólo ha conocido el sabor de la leche materna o inicial.

Truco: Te será más fácil darle la papilla si al princio utilizas verduras más bien dulces como la calabaza, el calabacín o la zanahoria.

7. No reutilizar los restos

Aunque al inicio de la alimentación complementaria, tu hijo comerá porciones más bien pequeñas no deberías reutilizar los restos que sobren en la siguiente comida. Primero porque al recalentarlos perderán muchos de los nutrientes que contienen. Segundo, porque debido a los restos de saliva pueden desarrollarse bacterias.

Truco: Si utilizas potitos puedes coger sólo un poco, calentarlo, y guardar el resto. Este aguantará bien si lo conservas unos días en la nevera.

papillas bebe

8. No ser demasiado estricto.

No se trata sólo del gusto de la papilla sino también del tacto. Ambas cosas serán una novedad interesante para el bebé. De hecho deberías dejar incluso que tu hijo toque la comida con las manos para que la pueda investigar con todos los sentidos y vaya formándose una idea de lo que es. No seas muy estricta si juega con la comida porque no significa que no se quiera comer la papilla sino más bien que le interesa mucho. Deja que descubra su nueva alimentación a su manera porque eso también le dará ganas de comer.

9. No obligarlo a comer

En los bebés, el hambre y la sensación de saciedad suelen funcionar bien. Si no quiere comer más no le obligues a hacerlo. Ten en cuenta que los primeros intentos con la papilla no tienen la función de saciarlo sino de que se acostumbre a la nueva alimentación. El comer ha de ser una experiencia positiva para tu hijo.

Truco: No tires la toalla si tu hijo rechaza un tipo de papilla. Vuelve a intentarlo en otra comida porque quizás tu hijo necesita un tiempo para acostumbrarse. No obstante, si la rechaza reiteradamente, quizás deberías pensar en una alternativa.

10. El cambio requiere paciencia

Seguro que empezar con la papilla es tan excitante para ti como para tu hijo. Es igual cuantas recetas tengas o pruebes, el tempo para pasar de la lactancia a la papilla lo marcará tu hijo. No debe acostumbrarse únicamente al gusto, sino que debe aprender también los movimientos para comer de la cuchara, masticar y tragar. Puesto que no son cosas sencillas el bebé tardará un poco en tenerlo por la mano. En este sentido, el elemento principal para pasar de la lactancia a la alimentación complementaria es la paciencia.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar