compartir las tareas del hogar

Compartir las tareas del hogar

Una división equitativa de las tareas del hogar es importante para que ningún miembro de la pareja se sienta en desventaja. Aún así, en casi todas las familias, se discute sobre quién hace qué en casa o cuándo toca a quién cuidar de los niños. Y, a menudo, uno siente que el otro no reconoce su trabajo.

En este artículo te damos algunos consejos para dividir las tareas del hogar de forma equilibrada.

La división de las tareas del hogar no siempre resulta fácil. A menudo se siguen los típicos roles tradicionales: el hombre va a trabajar y la mujer se encarga del trabajo doméstico. Pero, ¿es esto justo?

Un día con un bebé movido acaba siendo al menos tan agotador como un día de trabajo fuera de casa. ¿Cómo se puede lograr repartir equitativamente las tareas del hogar para que nadie salga perdiendo, ambos dispongan del mismo tiempo libre después del trabajo y puedan disfrutar de la pareja?

Planear las tareas del hogar

Resulta muy útil tener un plan escrito con la división de las tareas del hogar donde se indique los deberes de cada padre. Para ello, es conveniente sentarse tranquilamente y reflexionar juntos sobre los trabajos domésticos a realizar.

¿Quién se ofrece voluntario —pero comprometiéndose a cumplirlas— para qué tareas?

El resto de tareas del hogar se pueden repartir de forma alternativa.

¿Vuestros hijos son madrugadores? Entonces os deberéis alternar por la mañana.

hombre limpiando cristales

Organizar la división de las tareas del hogar

La división de las tareas del hogar se debe organizar muy bien para que nadie se sienta en desventaja.

Es mejor dividir las tareas del hogar de antemano que tener que llegar a un acuerdo ante cada situación concreta. Por ejemplo, durante el fin de semana se puede organizar el trabajo de la semana siguiente. Con unos compromisos firmes y un poco de organización, el día a día con los niños será mucho más sencillo.

Determinados acuerdos fijos os ayudarán a lograr una división justa de las tareas en casa. Por ejemplo, que quién se ocupe de los niños debe encargarse después de ordenar o que si uno acuesta a los pequeños el otro prepara la cena y recoge los juguetes.

Los padres deben coordinar quién puede dormir más durante el fin de semana, cuándo tiene cada uno libre y cuándo deben hacer algo juntos.

¿Discusiones sobre la división de las tareas del hogar?

Incluso el mejor plan para la división de las tareas de casa no evitará que cada uno tenga sus propias ideas sobre el orden, el desorden y los deberes pendientes.

Lo que uno encuentra caótico tal vez no moleste para nada al otro.

La ropa sucia tirada por el suelo, por ejemplo, puede ser motivo para iniciar más de una discusión. En casos así es importante mantener la calma, hablar tranquilamente con el otro y encontrar juntos una solución que sea satisfactoria para ambos. También se deben alcanzar compromisos.

mujer lavando

Imponer la voluntad de uno sólo conduce a la decepción y genera aún más polémica. Para que todos os sintáis comprendidos y tratados justamente no sólo es importante dividir las tareas del hogar sino también poder expresar con claridad los propios deseos y necesidades.

Podéis encontrar las claves para una buena comunicación en nuestro artículo “10 consejos para mejorar la comunicación con tu pareja ”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *