3 consejos imprescindibles si estás embarazada de gemelos

¡Vienen gemelos! Todo lo que debes tener en cuenta

3 consejos imprescindibles si estás embarazada de gemelos

Estar embarazada de gemelos es una experiencia increíble para ambos padres, aunque es poco usual. De hecho, se estima que ocurre una vez cada 80 gestaciones, aunque es más común si los padres tienen antecedentes en la familia de embarazos múltiples, la madre ya ha tenido embarazos anteriores, se ha sometido a tratamientos de fertilidad o supera los 35 años.

Las gestaciones gemelares son similares a los embarazos de un solo bebé, la única diferencia es que dentro de la madre crecen dos embriones, ya sea en placentas o bolsas amnióticas separadas.

Esto hace que los embarazos de gemelos sean mucho más complicados y requieran mayores cuidados, tanto durante la gestación como después del parto.

3 consejos imprescindibles si estás embarazada de gemelos

  1. Mantén una dieta saludable. Mantener una dieta sana y equilibrada es importante en cualquier embarazo, pero lo es aún más cuando esperas gemelos ya que el organismo necesitará el doble de nutrientes para alimentar a los bebés. De hecho, una embarazada de gemelos deberá consumir unas 600 calorías adicionales cada día, 300 calorías más que las madres de un bebé único. También es importante que sigas una alimentación saludable en la que priorices el consumo de alimentos ricos en vitaminas, hierro, ácido fólico y calcio.
     
  2. Implementa una rutina de ejercicios. Practicar ejercicio físico moderado durante el embarazo gemelar es muy beneficioso para el organismo ya que contribuye a tonificar los músculos, lo cual puede reducir los dolores típicos de esta etapa. También es recomendable implementar una rutina de ejercicios para fortalecer el suelo pélvico ya que no solo te facilitará el parto sino que también contribuirá a que estos músculos se recuperen más rápido tras el nacimiento de los bebés.
     
  3. Asiste periódicamente a los controles médicos. Los embarazos gemelares requieren más revisiones que las gestaciones únicas. Esto se debe a que este tipo de embarazo suele tener más complicaciones y riesgos, sobre todo relacionados con el crecimiento equitativo de los bebés, un problema conocido como discordancia entre gemelos. Por eso es importante que acudas a los controles periódicos y te sometas a los exámenes médicos, así podrás detectar a tiempo posibles complicaciones y evitar poner en riesgo tu salud o la de los bebés.

Los primeros días en casa: ¿Cómo lidiar con los bebés?

  1. Apuesta por la lactancia materna. Los expertos recomiendan que siempre que sea posible amamantes a tus bebés ya que a través de la leche materna no solo le estarás proporcionando los nutrientes que necesitan para crecer sino que también estarás fortaleciendo sus sistemas inmunitarios, protegiéndolos contra diversas enfermedades. La leche no será un problema ya que cada vez que los bebés succionan, las glándulas mamarias se activan y segregan más leche. Al principio puedes optar por alimentar a cada bebé de forma individual, alternando ambos pechos con cada uno, al menos hasta que tengas más práctica en el cuidado de los gemelos y puedas alimentarlos simultáneamente.
     
  2. Sincroniza sus rutinas. En ocasiones los gemelos suelen tener ritmos circadianos distintos, de manera que se despiertan, comen y hacen sus necesidades a horas diferentes. Para que no tengas que pasar todo el día alimentando y durmiendo a tus pequeños, debes intentar sincronizar sus rutinas, alimentándolos a la misma hora para que duerman a la vez. Una estrategia efectiva consiste en demorar cada vez unos 10 minutos la lactancia de uno de los bebés y despertar 10 minutos antes al otro, hasta que sus horarios empiecen a coincidir.
     
  3. Pasa tiempo con cada bebé por separado. Los gemelos necesitan sentir que reciben atención individualizada de sus padres desde que son pequeños. La cercanía, el contacto físico directo y la atención focalizada no solo les hará sentir más seguros y confiados sino que también les ayudará a crecer y desarrollarse de forma independiente. Además, de esta manera aprenderán antes a expresar sus propias personalidades, por lo que no se convertirán en una copia del otro.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *