Hipertensión en el embarazo

Hipertensión en el embarazo

La hipertensión en el embarazo puede afectarte a ti o a tu bebé dependiendo de lo avanzada que estés en la gestación y lo alta que llegue a ser la presión arterial, muchas embarazadas padecen esta alteración. No tiene porqué ser peligroso, aunque debes estar alerta, junto con otros síntomas puede producir la llamada toxemia del embarazo o preeclampsia. Aquí te contamos lo que necesitas saber sobre la hipertensión en el embarazo.

¿Cómo aparece hipertensión en el embarazo?

La hipertensión en el embarazo se debe al aumento de la cantidad de sangre en el cuerpo. Aproximadamente a partir del sexto mes del embarazo puedes llegar a tener 1,5 litros de sangre adicionales en tu cuerpo. Esta sangre es importante para el bebé ya que a través del cordón umbilical le proporciona nutrientes y oxígeno. Además, la hormona progesterona hace que se expanden las paredes de los vasos sanguíneos, por lo que la tensión arterial cambia y puede que padezcas hipertensión en el embarazo. En las últimas semanas de gestación, pero, la presión arterial debería normalizarse.

La hipertensión en el embarazo es preocupante, es sólo cuando se eleva por encima de los niveles normales y se mantiene elevada sobre varias mediciones. Si has tenido hipertensión antes del embarazo, puede que el médico decida recetarte algún medicamento para asegurarse que tu hijo no sufre.

Hipertensión gestacional en el embarazo

Una presión sanguínea alta generalmente es a partir de 140/90 o más, incluso si sólo uno de los números es elevado. Generalmente no hay síntomas cuando se tiene la presión alta a no ser que alcance niveles graves, por eso es necesario que acudas a tomarte la tensión de vez en cuando.

Si desarrollas hipertensión después de 20 semanas de embarazo, pero el médico no te ha encontrado proteína en la orina, es muy probable que te diagnostiquen hipertensión gestacional, que se trata sólo de una hipertensión inducida por el embarazo. Cuando una embarazada tiene hipertensión después de la mitad del embarazo, y además se le encuentra proteína en la orina, se considera que ha desarrollado una enfermedad seria y compleja que se llama preeclampsia. Por otro lado, si tiene hipertensión antes del embarazo, o se diagnostica hipertensión antes de las 20 semanas de embarazo tiene lo que se conoce como hipertensión crónica.

La hipertensión en el embarazo suele ser inofensiva

Cuanto más severa sea la hipertensión en el embarazo, y antes se presente, más riesgo habrá de tener complicaciones. Afortunadamente la mayoría de las mujeres que desarrollan hipertensión gestacional tienen sólo una condición leve, y además no se desarrolla hasta casi el final del embarazo. Si estás en esta categoría hay más posibilidades de parto inducido o de cesárea, pero nada más.

¿Cómo prevenir la hipertensión en el embarazo?

Aunque no existen pautas seguras de prevenir esta hipertensión en el embarazo salvo una dieta adecuada y reposo en caso de tendencia, un estudio estadounidense publicado en la revista Epidemiology, afirma que consumir chocolate negro durante el embarazo podría reducir el riesgo de hipertensión y de preeclampsia, y es que, aunque es un alimento que tiene sus pros y sus contras, es muy apetitoso, levanta el estado de ánimo y el lívido sexual.

El chocolate negro, cuya proporción de cacao es mayor, contiene teobromina sustancia estimulante que actúa sobre el corazón, relaja la musculatura y dilata los vasos sanguíneos, logrando, por consiguiente, una reducción de la presión sanguínea y con ella la probabilidad de padecer hipertensión en el embarazo.

El riesgo de preeclampsia o eclampsia

Si padeces un aumento de la presión arterial de 140/90 mm Hg, se te detecta la proteína en la orina y padeces retención de líquidos en los brazos y las piernas, no deberías tardar en ver a un médico: podrías padecer preeclampsia. Otros síntomas que pueden producirse son mareos, dolor de cabeza, visión borrosa, ganancia rápida de peso, y un zumbido en los oídos.

Si los síntomas empeoran, y se producen convulsiones, puede ser eclampsia, más peligrosa, que requiere una atención inmediata en el hospital, porque puede resultar en un riesgo para la madre y el niño. Consulta nuestros arículos de Diagnóstico prenatal para obtener más información sobre la preeclampsia y la eclampsia.

¿Quién está en riesgo de padecer preeclampsia?

  • Las mujeres que ya padecieron hipertensón en otro embarazo o alguna enfermedad renal
  • Las embarazadas primerizas que tienen menos de 18 años o mayores de 40 años
  • Las embarazada que esperan un nacimiento múltiple
  • Las mujeres con diabetes
  • Las mujeres con hipertensión en su propio historial médico o familiar
  • Las mujeres obesas

Controlar la hipertensión en el embarazo y prevenir la preeclampsia

  • Realiza todas las visitas de seguimiento del embarazo. Asegúrate que la presión arterial y la orina se analizan, para manterer la preeslampsia y la hipertensión en el embarazo descartadas.
  • Evita el estrés y aprende a relajar y a tener mucha paz. Ten a menudo los pies en alto.
  • Procura llevar una dieta sana y equilibrada (rica en proteínas, en frutas y hortalizas).
  • Bajo ninguna circunstancia debes seguir los mitos sobre evitar la sal, el arroz o las patatas para contrarestar la deshidratación. Son medidas no comprobadas, completamente obsoletas, incluso podría agravar aún más la hipertensión en el embarazo.