Aliviar el dolor de garganta

Consejos para el dolor de garganta

Tengo molestias y dolor en el cuello, ¿Qué puedo hacer?

Te duele el cuello, tienes molestias al tragar y la voz ronca. El dolor de garganta aparece como consecuencia del frío y de tener las defensas bajas. A menudo está acompañado de un resfriado o de la gripe. Una bufanda gruesa y pastillas para la tos pueden aliviar tu dolor de garganta.

En Holapeques.com hemos recogido algunos consejos útiles para aliviar el dolor de garganta.

El dolor de garganta está relacionado con infecciones como la gripe.

Los niños suelen presentar dificultad para tragar, picores y quemazón en la garganta. Sea como sea, suele ser incómodo y doloroso, ya que los ganglios linfáticos suelen inflamarse.

Aliviar el dolor de garganta

  • Los caramelos de menta o salvia estimulan el flujo de la saliva. Esto alivia temporalmente el dolor de garganta.
  • Si tu hijo es lo suficientemente mayor, puede hacer gárgaras, por ejemplo, con manzanilla tibia o té de hierbas. El té suele calmar la irritación de la garganta. También puede hacer las gárgaras con un poco de agua tibia a la que se le añade el jugo de medio limón y una cucharada de sal.
  • Debes garantizar la humedad en la habitación de tu hijo, para que no se le irriten las membranas mucosas. El aire húmedo aliviará el dolor de garganta.
  • Si tu hijo tiene suficiente edad, puede hacer inhalaciones de vapor. Para mejorar el efecto le puedes añadir al agua manzanilla o suero fisiológico. Esto evitará la sequedad de las mucosas.
  • También puedes aliviar el dolor con compresas frías o calientes. Asegúrate de que tu hijo se sienta cómodo en la cama y que está arropado.

El mejor remedio es la prevención, así que debes abrigarte si sabes que va a hacer frío. También es muy importante comer mucha fruta, ya que nos aportará vitaminas y aumentará nuestras defensas. En el artículo 

Contra el dolor de garganta encontrarás otros remedios caseros para el resfriado y su afectación de la garganta. Estos procesos virales, pero, pueden esconder infecciones bacterianas que pueden provocar enfermedades como la sinusiis o las anginas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *