1 mes embarazo

Tu bebé en el primer mes de embarazo

Calendario del Embarazo

En el primer mes de desarrollo del embrión se crean las células nerviosas que serán las responsables del control de las funciones del cuerpo. De la capa embrionaria van a crecer los primeros órganos y partes del cuerpo.

Después que el grupo de células se haya establecido en la pared uterina, se convierte en una criatura de forma parecida a un gusanito, que mide aproximadamente un milímetro de largo. Se conecta a través de la placenta (la masa externa de la célula) con la circulación de la sangre de la madre.

La capa germinal o embrionaria externa (la memoria celular externa) se engruesa y forma dos pliegues longitudinales. Entre los pliegues se forma el tubo neural, en el cual al final van a encontrarse las conexiones para el cerebro, los nervios y la médula espinal. Después de 15 días se formarán las células nerviosas que controlaran las funciones del cuerpo y prepararán el terreno para, más tarde, que el bebé tenga su propia consciencia. En este momento puedes corroborar el embarazo a través de un test o una visita al ginecólogo.

En la capa germinal exterior (o Ectodermo) se formarán también la piel, el pelo, las glándulas sebáceas y las glándulas sudoríparas. Las células del medio de la capa germinal media (o Mesodermo) son las que desarrollaran el esqueleto, la pared del corazón, los músculos, los vasos sanguíneos y los vasos linfáticos que producen las células sanguíneas. Con la ayuda del corazón se puede reconstruir la circulación sanguínea del embrión. Los ovarios, los testículos y los riñones también se forman en esta capa. De la capa germinal interna (o Endodermo) se crean el intestino, el hígado, el páncreas, los pulmones y la mayor parte de los órganos internos.

El óvulo fecundado se une en estas semanas a la pared del útero de la madre y con ello comienza a desarrollar su sistema nervioso. Entre la tercera y cuarta semana de embarazo da comienzo el latido de su corazón y los órganos se empiezan a desarrollar lentamente.

Al final de estos treinta días en los que el feto cuenta con unas dos semanas de vida, ya que la fecundación se suele producir en los días de ovulación, hacia la mitad del periodo el bebé no es más que un pequeño embrión del tamaño de un grano de arroz. Todavía no tiene ni brazo ni piernas, ya tiene cabeza con un cerebro en desarrollo y el corazón ha empezado a latir.

En esta fase de desarrollo, cualquier desviación puede provocar daños al bebé. Es por ello que debes hacerte una visita con el ginecólogo.

Primera visita al médico

Tras el primer mes de embarazo el embrión medirá aproximadamente un milímetro. También tendrá lugar el primer chequeo ginecológico. Para esta visita, aprovecha y redacta un listado de temas sobre los que tengas dudas de aquí en adelante; sobre todo, lo referente a operaciones que se te hayan realizado, medicamentos, enfermedades que hayas tenido, antecedentes familiares, etc.

También será el primer análisis de sangre y de orina en el embarazo, algo que se repetirá cada cuatro semanas a partir de ahora. El primer dato del historial médico de tu bebé será su grupo sanguíneo. Si el bebé no es del mismo grupo sanguíneo que tú, será necesario que se te trate ante la posibilidad de un problema de incompatibilidad de RH.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar