Incompatibilidad de Rh

Enfermedad hemolítica por distinto Rh entre madre y niño

Qué es la Incompatibilidad de Rh

El Factor Rh es una proteína Integral de membrana aglutinógena que está presente en todas las células. Si esta proteína está presente en tu cuerpo serás factor Rh positivo (Rh+) y ello puede originar que tu sangre no sea compatible con la de tu bebé generando la eritroblastosis fetal, en la que una madre produce anticuerpos durante el embarazo que atacan los glóbulos rojos de su propio bebé, cuando tienen tipos de sangre diferentes.

Cómo se produce la incompatibilidad de Rh ?

Igual que ocurre con el grupo sanguíneo, el Rh está compuesto por dos genes, uno heredado del padre y otro de la madre. Si resulta que eres Rh- y el padre del bebé es Rh+, existen más posibilidades de que el bebé sea Rh+. Es en este caso cuando la sangre del bebé sería incompatible con la tuya, es decir, que durante el parto, cuando las células fetales entren en el torrente circulatorio materno, tu organismo las identificará como extrañas y empezará a producir anticuerpos contra el Rh+.

Normalmente el grupo sanguíneo del bebé se conoce en el momento de su nacimiento, por lo que es fundamental conocer durante la gestación si estas creando o has creado anticuerpos o no al Rh, cuando eres Rh- y el padre Rh+. Por otra parte, tu organismo puede sensibilizarse tras un parto anterior, un aborto, una amniocentesis o una transfusión de sangre Rh+.

Prueba en el primer trimestre

Para salir de dudas se realiza una prueba durante el primer trimestre de embarazo que permiten descartar o encontrar esta posibilidad. Se trata de una analítica específica, conocida como test de Coombs indirecto y repítela mensualmente a partir del quinto mes de embarazo.

Su tratamiento

Tanto si la prueba resulta positiva como negativa, debes recibir una inyección de gammaglobulina anti-D hacia la semana 28ª de gestación para prevenir la fabricación de anticuerpos al final del embarazo y durante el parto. La gammaglobulina actúa destruyendo precozmente los hematíes fetales que pasarían a tu circulación sanguínea y evita que ésta genere anticuerpos frente a los glóbulos rojos fetales Rh+.

La gammaglobulina anti-D debe ponerse en cada embarazo, dado que su protección sólo dura 12 semanas. Si tras el parto se comprueba que el bebé es Rh+, se te debe administrar otra dosis en un plazo de 72 horas.

Consecuencias para el bebé

Si tus niveles de anticuerpos anti-Rh son muy elevados, es preciso un seguimiento exhaustivo. En ocasiones, puede ser necesario realizar una o más transfusiones intrauterinas y si se tratase de un caso muy grave, incluso inducir el parto precozmente. Después de dar a luz, el bebé afectado por la incompatibilidad de Rh es controlado para vigilar la posible existencia de anemia y de ictericia, un aumento de bilirrubina en la sangre, que proporciona color amarillo a la piel. Aunque tratamiento a seguir dependerá de la severidad de los síntomas.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar