tomar hierro embarazo efectos secundarios

La importancia del hierro en el embarazo

La alimentación durante la gestación

El hierro es un mineral fundamental en todas las etapas de la vida ya que se encuentra en cada célula de nuestro organismo.

De hecho, interviene en la producción de la hemoglobina y la mioglobina, las cuales transportan el oxígeno. La hemoglobina se encuentra en los glóbulos rojos y la mioglobina en los músculos.

También desempeña un papel esencial en la producción de enzimas que intervienen en el metabolismo energético y participa en la formación del colágeno, que se encuentra en los huesos, cartílagos y otros tejidos conectivos.

Durante el embarazo la demanda de hierro aumenta, entre otros factores porque la cantidad de sangre se incrementa hasta en un 50%. Además, tu bebé también necesita este mineral para crecer. De hecho, si no consumes abundante hierro sufrirás anemia y aumentará el riesgo de que tu bebé tenga bajo peso al nacer.

¿Es necesario tomar suplementos de hierro durante la gestación?

Las mujeres necesitan una media de 18 mg de hierro diarios, pero durante el embarazo necesitarás unos 27 mg al día, según la Fundación Española del Corazón.

Debes tener en cuenta que, aunque consumas muchos alimentos ricos en hierro, tu cuerpo solo absorbe entre un 10-15%. El organismo almacena una parte del hierro, pero debes asegurarte de que esas reservas no se agoten.

Como regla general, es difícil obtener todo el hierro únicamente a través de la dieta, razón por la cual la mayoría de los médicos recomiendan a las embarazadas consumir de manera preventiva un suplemento diario.

Normalmente las vitaminas prenatales ya tienen la cantidad que necesitas, pero si sufres anemia es probable que tu médico te prescriba un suplemento adicional.

De hecho, es muy importante que te hagas análisis de sangre durante el segundo y el tercer trimestre ya que durante esta etapa las demandas de hierro se incrementan y, si tu organismo no lo está absorbiendo bien, puedes sufrir anemia.

La buena noticia es que los suplementos de hierro reducen en un 70% las probabilidades de tener anemia durante el embarazo.

La mala noticia es que en algunos casos los suplementos de hierro pueden causar problemas digestivos, lo cual suele ocurrir cuando se consumen con el estómago vacío.

Los síntomas más comunes son: mareos, náuseas, vómitos y diarrea. Si es tu caso, el médico ajustará la dosis para determinar el máximo que puedes tolerar sin sufrir estos efectos adversos. También puedes probar consumiéndolos antes de acostarte.

La importancia del hierro en el embarazoEs probable que tu médico te recomiende además tomar el suplemento de hierro con zumo de naranja, para facilitar su absorción. También puedes tomar un zumo de tomate o comerte un tazón de fresas, en sentido general vale cualquier alimento que sea rico en vitamina C.

En cambio, no lo debes consumir con alimentos ricos en calcio, como la leche, ya que este afecta la absorción del hierro. Tampoco debes consumir el suplemento de hierro con té.

La dieta del bebé de 16 meses

¿Qué alimentos ricos en hierro puedes comer durante el embarazo?

Los nutricionistas de la Fundación Española del Corazón indican un listado de alimentos ricos en hierro que se pueden insertar en la dieta durante el embarazo. A continuación, podrás hallar el contenido de hierro por cada 100 gramos de alimento:

Hígado de cerdo – 13 mg 
Habas secas – 8 mg
Soja en granos – 8 mg
Pistacho – 7,3 mg
Garbanzos – 7,2 mg
Lentejas – 7 mg
Judías secas – 6,7 mg
Cereales de desayuno – 6,7 mg
Almendra – 4,4 mg
Acelgas – 3,5 mg
Grelos, nabizas – 3,1 mg
Solomillo de ternera – 3 mg
Huevo – 2,8 mg
Lomo de cerdo – 2,5 mg
Pavo – 2,5 mg
Cacahuete – 2,2 mg
Nueces – 2,1 mg
Aceitunas – 2 mg
Atún – 1,5 mg
Col de Bruselas – 1,3 mg
Merluza – 1 mg

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *