Cáncer y embarazo

Cáncer y embarazo: ¿Cómo enfrentarlos?

Los avances médicos permiten que el cáncer y el embarazo sean compatibles

El embarazo es una etapa que implica grandes alegrías pero también muchas preocupaciones, sobre todo cuando la mujer tiene además un diagnóstico de cáncer. Es cierto que no suele ser una condición muy común, pero aún así, 1 de cada 1.000 embarazadas tiene que enfrentarse a esta situación.

De hecho, hasta hace poco se pensaba que el cáncer y el embarazo eran incompatibles. Sin embargo, los avances de la medicina y el surgimiento de nuevos tratamientos han echado por tierra esta antigua creencia. En la actualidad muchas mujeres pueden llevar a buen término su embarazo a pesar de tener un diagnóstico de cáncer.

Obviamente, no se trata de una tarea sencilla, ni para la futura madre ni para los médicos. Los doctores no solo tendrán que velar por la salud de la mujer sino también por el bienestar del bebé. La madre, por su parte, tendrá que tomar muchas decisiones.

La primera de ellas se refiere a la posibilidad de seguir con el embarazo, lo cual dependerá del estadio, el tipo y la localización del cáncer. Aunque también se tienen en cuenta las opciones de tratamiento oncológico, el tiempo de gestación y la salud del feto y la madre.

quimioterapia y embarazo

Manolo Ceron©  

Las opciones de tratamiento oncológico durante un embarazo

El tratamiento oncológico varía de un caso a otro ya que está determinado, sobre todo, por el momento en que se diagnostica el cáncer. También depende de la etapa de la gestación pues, como regla general, mientras más avanzado esté el embarazo, más opciones de tratamiento tendrá la mujer a su alcance.

En sentido general, la mayoría de los médicos evitan la quimioterapia, al menos durante el primer trimestre del embarazo porque las probabilidades de una malformación en el feto son mayores. A partir del segundo trimestre se puede comenzar a utilizar un tratamiento de quimioterapia conservador, similar al que se administra a las personas con cáncer en un estadio inicial.

El fluorouracilo-5, la doxorrubicina y la ciclofosfamida suelen ser los tratamientos de quimioterapia más usuales. Al contrario, el tratamiento con taxanos y trastuzumab usualmente se retrasa hasta después del parto debido a su efecto negativo sobre la gestación. Lo mismo se aplica a la terapia con tamoxifén, que no se suele utilizar durante el embarazo ya que se ha relacionado con algunos defectos congénitos en el bebé.

Muchos especialistas tampoco recomiendan el uso de las terapias radioactivas pues diversos estudios han demostrado que las radiaciones pueden traspasar la placenta y alcanzar al bebé. Aunque también se debe tener en cuenta que su efecto sobre el embarazo varía en función de la etapa de la gestación, por lo que en algunas mujeres, sobre todo las que tienen un diagnóstico de cáncer avanzado, puede ser una alternativa a considerar.

No obstante, el tratamiento más recomendado para combatir el cáncer durante la gestación continúa siendo la cirugía. No solo elimina el problema de raíz, sino que es una de las terapias que menos efectos secundarios tienen sobre el feto.

Así lo puede atestiguar Elizaveta Bulokhova, una modelo que contó su experiencia con el cáncer de huesos mientras estaba embaraza, una experiencia que terminó con la llegada de un bebé y un trasplante de hueso en la mandíbula. Este caso, como muchos otros, ha hecho que la cirugía oncológica sea uno de los tratamientos más seguros durante la gestación, tanto para la madre como para el bebé. Por supuesto, los tumores que afectan el cuello uterino son una excepción, en esos casos se recomienda optar por el aborto. 

Afortunadamente, la mayoría de los diagnósticos de cáncer durante la gestación se solucionan de forma satisfactoria. De hecho, el pronóstico de salud de la madre y el bebé suele ser favorable pues un alto porcentaje de las mujeres logra vencer esta enfermedad, mientras que el riesgo de malformaciones congénitas en los bebés como resultado del tratamiento es tan solo de un 3 y 4%.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *