caries infantil

Caries

Consideraciones generales

Las caries dentales son perforaciones en la estructura de los dientes. Suelen aparecer en los niños y en los adultos jóvenes, pero pueden afectar a cualquier persona y son la causa más importante de pérdida de los dientes en las personas más jóvenes.

La boca suele alojar bacterias que convierten todos los alimetos, especialmente los azúcare y almidones, en ácidos. Estos, combinados con los residuos de comida y la saliva forma una sustancia pegajosa llamada placa que se adhiere a los dientes y es la causante de las caries.

Los ácidos de la placa disuelven la superficie del esmalte del diente y crean orificios. Las caries no suelen producir dolor hasta que son muy grandes y afectan los nervios o causan una fractura del diente. Si no se tratan, pueden destruir las estructuras internas del diente y finalmente causar la pérdida de este.

La acumulación de la placa empieza en los dientes a los 20 minutos de la ingestión de alimentos, que es el tiempo en el que se presenta la mayor actividad bacteriana. Si no se retira por completo y de forma rutinaria, las caries no sólo comienzan sino que prosperan.

Síntomas

  • Dolor de muela, sobre todo después de consumir bebidas o alimentos dulces, fríos o calientes
  • Hoyuelos o agujeros visibles en los dientes

Tratamiento

  • Si la caries sólo afexta al esmalte de la pieza, el tratamiento será el reendurecimiento del diente mediante la aplicación de flúor y su control en visitas posteriores.
  • Si afecta al interior del diente, la parte afectada se deberá eliminar. El resultado es una pérdida de tejido dental, que se sustituye por diferentes materiales (llamados empastes) como el composite dental o la amalgama de plata.

Prevención

La higiene bucal es necesaria para prevenir las caries. Una limpieza regular por un profesional cada seis meses, cepillarse por lo menos dos veces al día y usar seda dental diariamente son medidas de prevención necesarias.

Los alimentos masticables y pegajosos, como frutos secos y caramelos, conviene comerlos como parte de una comida y no como tentempié. Además, a ser posible, se deben cepillar los dientes o enjuagarse la boca con agua después de ingerirlos.

Por otro lado, debes minimizar los tentempiés, ya que generan un suministro continuo de ácidos en la boca. Además, el cosumo de bebidas azucaradas y caramelos también aumenta el risgo.

Por último, usa flúor para proteger la superficie de los dientes, bien sea en forma de pasta dental o de enjuague bucal.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar