Bronquitis

bronquitis niños tratamiento

Consideraciones generales

Se conoce como bronquitis a la inflamación de las principales vías del sistema respiratorio (tráquea y bronquios). Puede ser de corta duración, conocida como aguda, o crónica, es decir, que se mantiene por mucho tiempo y a menudo reaparece.

La bronquitis aguda generalmente surge de una infección respiratoria por un virus. Al principio, afecta la nariz, las cavidades de los huesos del cráneo y la garganta. Después, se propaga hacia los pulmones. También puede ser dedida a una bacteria.

La bronquitis crónica, en cambio, es una afección prolongada. Las personas que padecen esta enfermedad tienen tos y producen una cantidad de moco excesivo.

Síntomas

  • Molestia en el pecho
  • Tos que produce moco. Si es de color verde amarillento, es más probable que se tenga una infección bacteriana.
  • Fatiga
  • Fiebre, usualmente baja
  • Dificultad respiratoria que se agrava por esfuerzo o actividad leve
  • Sonido silbante y chillón durante la respiración que ocurre cuando el aire fluye a través de las vías respiratorias

Incluso después de que la bronquitis aguda se haya resuelto, se puede presentar una tos seca y molesta que dura varias semanas.

Los síntomas adicionales de la bronquitis crónica son, entre otros:

  • Inflamación de tobillos, pies y piernas
  • Coloración azulada de los labios debido a los bajos niveles de oxígeno
  • Infecciones respiratorias frecuentes, como resfriados y gripe

Tratamiento

Para la bronquitis aguda causada por un virus, no se necesitan antibióticos. La infección generalmente desaparece por sí sola al cabo de una semana.

Aún así, los síntomas se pueden aliviar con lo siguiente:

  • No fumar y evitar respirar humo de tabaco
  • Tomar mucho líquido
  • Descansar
  • Medicarse con ácido acetilsalicílico o paracetamol si presenta fiebre
  • Utilizar un humidificador o vapor en el baño

Si después de unos días el paciente no se recupera, el médico recomendará un inhalador para abrir las vías respiratorias, o si cree puede haber una infección bacteriana secundaria, puede recetar antibióticos. Aun así, la mayoría de las veces, los antibióticos no son necesarios.

Prevención

  • No fumar y evitar respirar humo de tabaco
  • Administración de la vacuna antigripal y antineumocócica
  • Lavarse las manos frecuentemente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here