Alergias alimentarias en niños

Publicar fotos de tus hijos en Internet: ¿Sí o no?

Estrategias para publicar fotos de tus hijos en Internet sin correr riesgos

¿Qué padre no se siente orgulloso al compartir fotos de sus hijos en las redes sociales?

Desde la primera ecografía del bebé, su nacimiento y su primer baño hasta sus travesuras e incluso los momentos más vergonzosos.

Muchos padres no dudan en publicar fotos de la vida cotidiana de sus hijos en las redes sociales, la mayoría de las veces con la intención de compartir esos bonitos instantes con sus amigos y familiares. De hecho, solo en Instagram se publican a diario alrededor de 95 millones de instantáneas, muchas de las cuales tienen a los niños como protagonistas.

Sin embargo, lo que muchos padres pasan por alto es que publicar las fotos de sus hijos en Internet puede poner en riesgo la seguridad de los niños.

El simple hecho de subir una foto a Facebook o Instagram compromete la privacidad de los pequeños, que pueden convertirse en objeto del ciberacoso, una práctica cada vez más habitual en la que utilizan imágenes de las redes sociales para extorsionar a los padres, pero también a los niños más mayores.

Otro de los riesgos de publicar fotos de los niños en las redes sociales está relacionado con el morphing, una forma de manipulación en la que se usan fotos personales para superponerlas a otras imágenes, ya sea de contenido sexual o memes. Además, si las fotos incluyen datos personales del niño como su nombre, dirección o ubicación exacta, pueden ser usadas por los acosadores para seguir los pasos de los pequeños.

En cualquier caso, es importante que los padres sean conscientes de que publicar fotos de los niños en Internet sin tomar las medidas de seguridad adecuadas puede dar pie a diferentes problemas ya que una vez que las fotos están en la red, cualquier persona puede acceder a ellas. No obstante, esto no significa que no se puedan publicar fotos de los niños en las redes sociales. Existen algunas medidas de seguridad que puedes aplicar para proteger la intimidad de tus hijos, sin renunciar a compartir sus fotoscon tus amigos.

Cinco estrategias para publicar fotos de tus hijos sin correr riesgos

  1. Infórmate de las condiciones de uso de cada red social. Cada red social tiene diferentes condiciones de uso particulares que determinan los tipos de permiso que concedes, desde quienes pueden ver y compartir tus fotos hasta con quienes compartes su propiedad. Por eso, antes de empezar a compartir fotos de tus hijos, es conveniente leer cuidadosamente las condiciones de uso de la red social.
     
  2. Configura la privacidad de tus perfiles en Internet. Una estrategia excelente para asegurarte de que las fotos de tus hijos solo sean vistas por tus amigos y familiares, consiste en configurar los filtros de privacidad de tus perfiles en las redes sociales. Cerciórate de que tus perfiles son privados ya que de esta forma solo tus contactos tendrán acceso a la información que publiques. En algunas redes sociales también puedes crear grupos cerrados, de manera que solo las personas que decidas podrán ver las fotos que subas.
     
  3. Desactiva la opción de geolocalización. En los últimos años se ha hecho más habitual publicar las fotos en las redes sociales destacando la dirección exacta del lugar donde se tomó la imagen. Sin embargo, esta información en las manos equivocadas puede convertirse en un gran problema. Para evitarlo, asegúrate de que la función del GPS esté desactivada.
     
  4. Evita publicar fotos de tus hijos desnudos. La mayoría de los padres que publican fotos de sus hijos desnudos no son conscientes del peligro al que los pueden llegar a exponer. Sin embargo, este tipo de fotos puede llamar la atención de los depredadores sexuales. Por tanto, si no quieres que una foto inocente de tu hijo termine convirtiéndose en una imagen con fines pornográficos, será mejor que no publiques fotos con desnudos.
     
  5. Elimina cada cierto tiempo las fotos que publicas. Las fotos que publicas de tus hijos en las redes sociales no tienen que convertirse en un álbum de recuerdos. De hecho, es mejor borrarlas cada cierto tiempo ya que así evitas que los acosadores virtuales puedan hacerse con ellas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *