ovulacion sintomas embarazo

La ovulación: ¿Qué es y cómo reconocerla?

¿Cuáles son los síntomas de la ovulación?

La ovulación es la ventana para la concepción. Para quedarte embarazada, el periodo adecuado se extiende desde uno o dos días antes de la ovulación hasta las 24 horas posteriores. La razón es muy sencilla: los espermatozoides pueden sobrevivir durante dos o tres días pero un óvulo es mucho más efímero ya que normalmente comienza a desintegrarse entre 12 y 48 horas después de que ha sido liberado.

¿Qué es la ovulación?

En realidad, la ovulación es un proceso complejo que comienza en el cerebro, específicamente, en el hipotálamo, que es donde se da la orden para que nuestro organismo produzca las hormonas necesarias. A partir de entonces, se selecciona el folículo dominante entre todos los que existen y este se libera, viajando hasta las Trompas de Falopio.

Normalmente, el óvulo que libera el ovario derecho es recogido por la trompa de Falopio derecha y viceversa. Posteriormente, el óvulo se desplaza desde las Trompas de Falopio hacia el útero, que es donde será fecundado. Si no es fecundado, después de aproximadamente 14 días, tiene lugar la menstruación.

¿Cómo saber cuándo estás ovulando? Sacar cuentas

Existen diferentes maneras para saber cuándo estás ovulando, el método del calendario (que normalmente se usa como una estrategia anticonceptiva) será de gran ayuda. Eso sí, vale aclarar que este método es válido para las mujeres que tienen un ciclo menstrual regular.

En práctica, deberás llevar un calendario de tus últimas seis o doce menstruaciones (mientras más analices, mejor). Como el día de la ovulación es el decimocuarto antes del primer día de menstruación, deberás restarle 18 al número de días del ciclo más corto y 11 al ciclo más largo. El rango resultante será tu periodo fértil. Obviamente, mientras más irregulares sean los ciclos, más difícil será precisar los días fértiles.

Tres cambios fisiológicos que anteceden a la ovulación

Por fortuna para las mujeres que tienen ciclos irregulares, existen otros métodos para descubrir el momento de la ovulación. Se trata simplemente de estar atentas a los cambios que tienen lugar en nuestro cuerpo y aprender a decodificarlos.

  1. Los cambios en el flujo vaginal brindan una pista que suele ser muy confiable. En la misma medida en que el ciclo avanza, cambiará la textura y la cantidad de flujo vaginal ya que estas variaciones reflejan el aumento de estrógeno.
    Serás más fértil cuando esta sustancia adquiera un color más claro (casi transparente) y es más elástica y resbaladiza. Normalmente el flujo actúa como una barrera que nos protege del embarazo pero en el momento más fértil, se transforma y permite el paso de los espermatozoides.
  2. El aumento de la temperatura corporal, que es prácticamente imperceptible si no usas un termómetro. En realidad, el incremento de la temperatura suele oscilar entre 0,4 y 1 grado, en dependencia de la mujer. Se produce justo cuando se ha liberado el óvulo y es una respuesta al aumento de los niveles de progesterona en el organismo.
    Las mayores posibilidades de concebir se encuentran en los dos o tres días antes de que la temperatura alcance sus valores máximos. Una vez que la temperatura ha aumentado demasiado, la mayoría de los especialistas consideran que el óvulo tiene escasas posibilidades de sobrevivir.
    Para detectar estos cambios, deberás tomarte la temperatura todas las mañanas durante algunos meses hasta que logres identificar el patrón que sigue tu organismo.
  3. Los dolores bajo vientre. Se conoce que una gran parte de las mujeres son sensibles a los signos de la ovulación. Normalmente estos se perciben como un dolor bajo vientre, que puede manifestarse como una leve incomodidad o como un dolor mucho más intenso. En algunas mujeres este dolor dura pocos minutos pero en otras puede extenderse durante horas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *