que impide quedar embarazada

5 factores que afectan la fertilidad

¿Por qué no me quedo embarazada si todo está bien?

En muchas ocasiones damos por sentado que las mujeres son fértiles pero en realidad, estadísticamente hablando, 1 de cada 7 féminas tiene problemas cuando intenta concebir. Esto se debe a que existen muchísimos factores que determinan la concepción, desde la edad de la pareja hasta los hábitos de vida.

Si eres de las mujeres que tienen dificultades para quedarse embarazada, debes saber que es posible incidir sobre algunos de los factores que limitan tu fertilidad, si bien, existen otros sobre los cuales tenemos un escaso poder.

Algunas de las causas más frecuentes que impide quedar embarazada

1.   La edad

Uno de los factores sobre los cuales no podemos incidir es la edad. Se conoce que la fertilidad femenina comienza a menguar a partir de los 27 años y disminuye dramáticamente después de los 35 años. Las mujeres que rondan los veinte años tienen una probabilidad del 20 al 25% de quedarse embarazadas cada vez que ovulan. A los 30 años, esta posibilidad se reduce a un 15% y después de los 35, es inferior al 10%.

Estos cambios se deben al hecho de que la mujer nace con todos los óvulos que tendrá a lo largo de su vida y, en la misma medida en que envejece, el número de óvulos disminuye, sobre todo los que son genéticamente normales.

2.   Los contaminantes del medio ambiente

En las últimas décadas se han incrementado de manera alarmante las tasas de infertilidad femenina por lo que los investigadores han mirado hacia los factores medioambientales en busca de una explicación. Muchos científicos opinan que el uso continuo de tantos productos químicos y sintéticos que impregnan desde el agua hasta los alimentos o el aire que respiramos es una de las causas de la infertilidad.

Hoy por hoy se conoce que compuestos como el percloroetileno (líquido de limpieza en seco), los ftalatos (que se encuentran en los cosméticos y algunos productos de cuidado personal) y el BPA (presente en las botellas de plástico, las latas y algunos tipos de papel) son sustancias tóxicas que afectan la fertilidad.

3.   El peso corporal

Se estima que el peso corporal determina en un 12% las probabilidades de quedarse embarazada. Quizás esta cifra te parecerá muy pequeña pero para las mujeres que tienen problemas para concebir, se trata de un número significativo. Según una investigación desarrollada en la Universidad de Harvard, el Índice de Masa Corporal (IMC) ideal para concebir oscila entre 20 y 22. Las mujeres cuyo IMC supere los 25 tendrán menos posibilidades de quedarse embarazadas.

Sin embargo, la delgadez extrema es tan contraproducente como la obesidad. Se conoce que las mujeres con un IMC inferior a 17 suelen tener un ciclo menstrual muy irregular, lo cual reduce drásticamente sus posibilidades de concebir. Normalmente se trata de las féminas que padecen de trastornos alimenticios como la anorexia o de las atletas de alto rendimiento.

4.   La nutrición y el estilo de vida

Numerosas investigaciones han demostrado que la mala alimentación así como el consumo de alcohol y de tabaco les pasa la cuenta tanto a hombres como a mujeres, sobre todo en el momento en que desean concebir. Diferentes estudios que han analizado a miles de personas han puesto al descubierto que una dieta rica en grasas trans y carbohidratos fáciles de diferir (como los que se encuentran en el pan blanco, las patatas y los refrescos) aumentan las posibilidades de infertilidad ovulatoria y disminuyen la calidad del semen.

Fumar también retrasa el tiempo que tarda una mujer en quedar embarazada y aumenta el riesgo de sufrir un aborto involuntario, incluso si se es una fumadora pasiva. El consumo de alcohol y de cafeína también daña la fertilidad.

5.   El estrés

Se conoce que el estrés es tan dañino para quedarse embarazada como la obesidad o delgadez extrema. De hecho, investigadores de la Universidad Estatal de Ohio afirman que disminuye las posibilidades de fecundación en un 12%.

Por otra parte, un experimento realizado en Boston nos brinda esperanza ya que se apreció que cuando las mujeres con problemas para concebir se sometían a un entrenamiento de relajación y manejo del estrés, la tasa de concepción aumentaba en un 55%.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *