¿Cómo escoger una guardería?

Claves para escoger una guardería

Elegir la guardería es una de las primeras decisiones realmente importantes que deben tomar los padres. Y es que no se trata simplemente de encontrar un sitio en el que cuiden del niño sino de hallar un lugar donde se sienta a gusto y aprenda, donde pueda desarrollar sus potencialidades.

A esto se le suma el hecho de que se trata de la primera separación importante, probablemente será la primera vez que dejarás a tu hijo en manos de personas que no conoces y eso, sin duda, genera cierto temor. Sin embargo, la clave radica en no apresurarse y elegir adecuadamente.

Siete aspectos que no debes pasar por alto

  1. Cerciórate de que cumple la normativa vigente. Si no quieres llevarte una sorpresa desagradable, lo primero que debes tener en cuenta es que la guardería haya pasado los controles municipales. Como norma, los Ayuntamientos son responsables de lo que ocurra en estas guarderías, lo cual significa que estas deben cumplir una serie de requisitos, tanto respecto a la cualificación del personal como al manejo de los alimentos, la higiene y la prevención de accidentes.
  2. Verifica la seguridad de sus instalaciones. Las normas suelen ser muy estrictas en materia de seguridad infantil pero estas no siempre se cumplen. Por eso, es conveniente que des un recorrido por la guardería y te fijes en esos pequeños detalles que marcan la diferencia. Por ejemplo, los muebles y los juguetes deben estar en buen estado, el patio exterior no debe ser de uso compartido con niños mayores y debe estar vallado. Además, los enchufes deben estar protegidos y debe haber topes en las puertas. En el caso del aula, esta debe ser espaciosa y estar bien iluminada y ventilada.
  3. Infórmate sobre el proyecto educativo. La guardería no es simplemente un sitio donde dejas al niño mientras vas al trabajo, debe ser un lugar de aprendizaje. Por eso, es importante que preguntes sobre su plan educativo. Una señal de alarma es encontrar a niños de diferentes edades mezclados ya que cada etapa tiene sus propias necesidades educativas y debe contar con un programa educativo distinto.
  4. Comprueba que el personal está cualificado. Las personas que atienden a los niños menores de tres años deben tener un título de educador mientras que para los niños mayores es necesario contar con una especialidad en Educación Infantil. Además, cada grupo debe tener un tutor. Algunas guarderías también cuentan con un equipo formado por psicólogos, logopedas y psicopedagogos que ofrecen un servicio de atención temprana.
  5. Pregunta si tienen horarios ampliados. Quizás en un primer momento no te parezca importante pero es probable que en algunas ocasiones necesites apelar a este recurso. Lo usual es que los horarios de las guarderías sean flexibles, ofreciendo la posibilidad de elegir entre una media jornada y la jornada completa. Debemos tener en cuenta que el niño no debe pasar demasiado tiempo en el centro pero es reconfortante saber que estará bien atendido hasta que puedas recogerle.
  6. Conoce a las educadoras. A veces la intuición es la mejor arma que los padres tienen a su disposición para proteger a sus hijos. Por eso, cuando visites la guardería, conoce a las educadoras, habla con ellas y obsérvalas mientras se relacionan con los demás niños. A través de estos pequeños detalles podrás saber si se trata de personas que aman su trabajo, son cariñosas con los niños y saben cómo cuidarlos.
  7. Establece un canal de comunicación. Pregunta cada qué tiempo se realizan las reuniones con los padres. No se trata de adoptar una actitud aprehensiva pero el centro debe hacer partícipe a los padres de las decisiones más importantes y del desarrollo de sus hijos. Algunas guarderías cuentan con un tablón de anuncios en el que publican desde el menú hasta las actividades de la semana. Desconfía siempre de una guardería que rehúye el contacto con los padres.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *