Cómo amamantar a un bebé

El arte de amamantar: ¿sabré hacerlo?

Consejos y las mejores posturas para dar el pecho al bebé

Las madres primerizas suelen pensar que dar el pecho al bebé es muy simple.

En parte lo es, pero es mejor conocer las mejores posturas para ellas y sus bebés a la hora de amamantar y recomendaciones a seguir.

Hay dos posturas que son las recomendadas por los médicos y que se enseñan a las madres en los hospitales y sanatorios cuando dan a luz. Una de ellas es acostada y la otra, sentada.

Para la postura echada, tienes que ponerte de costado mirando de frente al bebé. Si buscamos ser precisos, diríamos que inclinada unos 45°. Con el brazo que queda por debajo tuyo, sujeta al bebé para sostenerle su cabeza, y con el otro brazo, introduce en su boca el pecho que queda más cerca de él; es decir, el pecho del mismo lado del brazo con el que lo sujetas. 

La postura sentada es quizás una de las más cómodas para amamantar. Se trata de apoyar los pies sobre una banqueta o algo de poca altura para que las piernas queden flexionadas. En esa posición suja al bebé con uno de los brazos apoyados en una de las piernas, amamantándolo con el pecho más cercano a él. En esta postura, es importante mantener toda la espalda apoyada en el respaldo del asiento, para prevenir futuras molestias.

Estas son las dos posturas más recomendadas. La mejor para ti será la que más comodidad te otorgue a ti y al bebé. En general, la madre suele estar acostada los primeros días de lactancia y luego pasa a hacerlo sentada, pero siempre debe hacerse en la posición que la madre y el niño prefieran. 

¿Cuándo debo ponerlo al pecho? ¿Me agarra bien?

Es importante tener presente que si bien la postura con la que se da de amamantar puede ser la correcta, el bebé puede no estar asimilando bien el alimento y las propiedades que tiene la leche materna. Por ejemplo, puede ocurrir que el bebé no aumente de peso como se esperaría. Los bebés tienden a conservar su peso de nacimiento entre siete y diez días. Luego, suben entre 150 y 250 gramos por semana, durante los meses iniciales. 

También puede ocurrir que el bebé no quede saciado después de darle el pecho y llore por que quiere más al cabo de un rato. En condiciones normales, el lapso de tiempo que transcurre entre la primera y la segunda vez que le das el pecho es de una a dos horas. En ese promedio de horas el bebé tendría que sentirse satisfecho. 

Por último, otro de los hechos a los que tienes que estar atenta es al número de veces que le cambias el pañal.

En condiciones normales, se cambian unas seis veces diarias, incluyendo tres que contengas materia fecal.

Si observas alguna de estas conductas, no dudes en planteárselo al pediatra. Cuanto antes él lo sepa será mejor, ya que podrá indicarte los pasos a seguir para que tu bebé crezca sano y fuerte.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar