Remedios caseros para la tos

Tos: Remedios caseros

Remedios caseros para la tos

Normalmente cuando tienes tos por la noche, no puedes dormir. Además durante el día las molestias y el picor no te dejan tranquilo. En este artículo te enseñamos a realizar tu propio jarabe para la tos. Algunas hierbas también te pueden ayudar contra las molestias de la tos.

Lee otros remedios aquí

Para hacer un jarabe para la tos de fabricación casera no necesitas mucho. Uno de los remedios más eficaces para la tos es la cebolla, que sirve para aliviar rápidamente esa molesta tos. Otros remedios pueden ser las yemas de huevo o el rábano.

Video: ¿Cómo quitar la tos?

Realiza tu propio jarabe para la tos

  • Jugo de cebolla: Llena un tarro de mermelada vacio hasta el borde alternando una capa de rodajas de cebolla y una capa de azúcar. Tapa el bote y caliéntalo en el horno. El jugo que se forme, lo puedes beber durante todo el día. Este preparado eliminará la tos.
  • Leche de cebolla: Aprieta dos o tres cebollas y el líquido que salga mézclalo con un poco de leche caliente. Puedes ponerle una cucharada de miel. La leche de cebolla te ayudará a toser con más eficacia.
  • Agua con azúcar y yemas de huevo: Esta mezcla lubrica el cuello y elimina la tos.
  • Pasta de rábano: Ralla un rábano picante y mézclalo con miel y zanahorias ralladas. Esta pasta alivia la tos. Puedes tomar esta mezcla varias veces al día.

Hierbas contra la tos

Existen varias hierbas que ayudan a eliminar la tos. Puedes realizar infusiones con ellas, pero en lugar de agua, se recomienda mezclarlas con leche para que preserven mejor sus propiedades. Algunas hierbas que puedes utilizar son:

  • Tomillo: Disuelve la flema y desinfecta el cuello.
  • Hinojo: Facilita la expectoración.
  • Anís: Alivia la tos debido a los aceites esenciales del anís.
  • Eucalipto: Es útil para todos los catarros y elimina los gérmenes.
  • Ortiga: Es muy recomendable beber de una a tres tazas diarias.

Remedio para aliviar la tos

Si durante la noche tienes mucha tos y quieres un alivio rápido, debes envolver la parte superior del pecho con una sábana fría y mojada. Coloca una toalla encima hasta cubrir la sábana. Después debes meterte en la cama y cubrirte para que se caliente tu cuerpo. Esto evitará que tosas y puedas dormir.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar