El complejo de Edipo

El complejo de Edipo

¿Qué es?

El complejo de Edipo es conocido por ser una etapa en la que los niños experimentan un enamoramiento hacía sus padres. Fue llamado así por el psicoanalista Sigmund Freud, quien afirma que durante la evolución sexual de los seres humanos, hay un momento de la infancia en la que sienten atracción por la madre en el caso de los niños y por el padre en el caso de las niñas.

Puede sonar un poco extraño, pero en determinados casos es evidente que el niño expresa celos o rechazo ante las manifestaciones de afecto que hay entre sus padres.

Origen

Es un síntoma característico del complejo de Edipo, llamado así porque Freud, para explicar esta fijación, hace referencia a la tragedia griega de “Edipo el Rey” en la que Edipo, sin saberlo, mata a su padre y se casa con su madre. Para el caso de las niñas este complejo se llama El complejo de Electra.

¿En qué consiste el complejo de Edipo de Freud?

En ambos casos, el pequeño adopta una actitud posesiva y trata de impedir que sus padres tengan manifestaciones de cariño entre ellos. Esto se debe a que los niños, alrededor de los 4 o 5 años, durante su desarrollo sexual buscan una identificación y el modelo de comportamiento de la persona que más admiran: El padre, para el caso de los niños y la madre para el caso de las niñas.

Por eso los niños imitan todo lo que hace su padre con el único fin de ser como él. Sin embargo, cuando ven que su padre enamora y seduce a la madre, el niño empieza a hacer lo mismo e inconscientemente termina viendo a su padre como un rival.

Según Freud, este conflicto emocional hace parte del desarrollo natural de la sexualidad del niño. Es un conflicto inconsciente de amor y odio, culpabilidad y miedo, que no puede evitarse por ser una etapa instintiva.

¿Qué deben hacer los padres ante el complejo de Edipo?

La actitud de los padres es fundamental para que el niño en corto tiempo pueda identificar su rol sexual y conciba con claridad las relaciones familiares. Para eso te damos algunos consejos:

  • Mira la situación como algo anormal y no permitas que el niño sienta que su comportamiento llama la atención.
  • No hay que burlarse, puede que sea gracioso ver cómo el niño siente celos de uno de sus padres, pero para él es una situación seria, no es un juego.
  • En el momento de una reacción por celos hay que hablar con el niño y explicarle con dulzura y seriedad que no es correcto lo que dice o hace.
  • Observa bien a tu hijo y no lo descuides ante esta situación. Recuérdale que tanto mamá como papá lo quieren y explícale brevemente en qué consiste el amor familiar.