efectos positivos de la procrastinación

Procrastinación positiva: ¿Cómo puede ayudarte a criar mejor a tus hijos?

5 efectos positivos de la procrastinación que te ayudarán a disfrutar más de tus hijos

Procrastinar es una palabra que se ha revestido de un significado negativo. Nadie quiere procrastinar y seguro que no querrás que tus hijos procrastinen porque es sinónimo de perder el tiempo, pereza y falta de eficiencia.

Sin embargo, la procrastinación podría tener un lado positivo, por lo que si de vez en cuando aplazas esas tareas que no te apetecen, no tienes por qué seguir sintiéndote culpable.

La idea de que la procrastinación puede ser positiva no es nueva. En 1995 John Perry, un filósofo de la Universidad de Stanford, se dio cuenta de que las personas con tendencia a la procrastinación no son perezosas ya que no se quedan de brazos cruzados sino que se dedican a otras tareas. A este fenómeno le llamó “procrastinación estructurada”, aunque ahora los psicólogos prefieren denominarla “procrastinación positiva”.

De hecho, una pizca de ese laissez faire que contiene la procrastinación no es malo, sobre todo si todos los días tienes que lidiar con una gran cantidad de trabajo, las tareas domésticas, los compromisos sociales y el cuidado de los niños.

Te explicamos cómo la procrastinación positiva puede convertirse en tu aliada.

Cinco efectos positivos de la procrastinación

Tus hijos serán más propensos a plantearse retos. Las personas que no procrastinan suelen tener un elevado nivel de exigencia, tanto consigo mismas como con los demás. El problema es que también proyectan esas exigencias sobre sus hijos. De hecho, un estudio realizado en la Universidad de Vermont y publicado en la Journal of Counseling Psychology desveló que cuando los padres asumen comportamientos demasiado críticos, demandantes y autoritarios, sus hijos son más propensos a elegir el camino fácil y evitar los retos porque desarrollan un gran miedo al fracaso. Por tanto, asumir un estilo educativo un poco más flexible donde la procrastinación positiva tenga un espacio, puede ser beneficioso para los pequeños.

tareas pendientes diarias

Aumenta tu productividad. 

Procrastinar no es sinónimo de no hacer nada, sino de postergar algunas tareas para realizar otras en su lugar. Por eso procrastinar puede aumentar considerablemente tu productividad. El secreto radica en que cuando debes enfrentarte a una tarea y esta no te apetece, buscas otra que te motive más, por lo que es probable que la realices de manera más eficiente. Te asombrará descubrir que cuando postergas algo, tu lista de tareas por hacer disminuye rápidamente. Así al final del día podrás sentir que has sido productiva.

Te ayuda a determinar lo que es verdaderamente importante. 

La mayoría de las tareas que postergamos no son urgentes ni extremadamente importantes ya que si lo fueran no podríamos pasar de ellas con tanta facilidad. Por eso, de cierta forma la procrastinación es una herramienta de tu subconsciente para indicarte lo que realmente es importante para ti, o para hacerte ver que tus necesidades y deseos van por una dirección mientras tu día a día te lleva por otra. En cualquier caso, si existe una tarea que postergas con frecuencia, es conveniente que reflexiones sobre ella y reevalúes tus prioridades.

Te permite tomar mejores decisiones. 

En algunos casos, en la base de la procrastinación se encuentra el miedo a tomar una decisión o no saber exactamente cómo enfrentar la tarea. En esos casos, procrastinar es una estrategia del subconsciente para indicarte que no estás preparada y debes esperar. Mientras tanto, esa tarea pendiente sigue dando vueltas en tu mente, de manera que puedes sopesar tranquilamente los pros y los contras o encontrar una mejor manera de afrontar los obstáculos. Por eso, en algunos casos la procrastinación incluso puede protegerte de hacer cosas que no son las más adecuadas para ti en ese momento.

Estimula tu creatividad.

Muchos psicólogos piensan que la procrastinación es un estado natural de la mente cuando tiene ante sí una tarea demasiado grande o compleja. En esos casos, la procrastinación te dará el tiempo que necesitas para que distintas ideas se mezclen en tu mente y no debes sorprenderte si luego encuentras una manera más original y sencilla de lidiar con esa tarea o incluso de eliminarla por completo de tu agenda.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar