¿Qué es el Bullying o acoso escolar?

El Bullying

Claves para identificar casos de acoso escolar

El acoso escolar no es un problema reciente pero en los últimos años ha saltado a las portadas de los diarios, de la mano de casos que han puesto de manifiesto una violencia sobrecogedora. De hecho, el bullying que se mantiene a lo largo del tiempo puede llegar a socavar el equilibrio del niño o adolescente, empujándole incluso al suicidio.

¿Qué es el bullying?

El acoso escolar es una forma de humillación, violencia, hostigamiento o indiferencia que tiene un carácter repetido y que implica un abuso de poder. Se trata de una especie de tortura sistemática que el agresor emprende contra su víctima y que puede trascender las paredes del aula para llegar incluso a Internet y las redes sociales.

En los casos más evidentes, el acoso ocurre a través de agresiones físicas. Sin embargo, se trata del tipo menos común de bullying ya que la mayoría de los agresores prefieren recurrir a formas más sutiles de violencia, como la exclusión social, la intimidación y la coacción.

Esa violencia psicológica es más difícil de detectar pero sus consecuencias no son menos nefastas. Por eso es tan importante que los padres se mantengan al tanto del comportamiento de su hijo y aprendan a identificar las señales de acoso escolar.

10 signos que desvelan el acoso escolar

  1. Cambios en el estado de ánimo. Se muestra más triste que de costumbre o le notas más ansioso, angustiado e irritable.
  2. Presencia de lesiones físicas. Los golpes son un signo de violencia pero como a menudo el niño es amenazado, no quiere contar qué ha ocurrido o inventa una historia poco creíble.
  3. Evita ir al colegio. En algunos casos, el niño se niega a ir a la escuela pero otras veces puede inventar enfermedades para quedarse en casa. En los casos más graves incluso se puede instaurar una fobia escolar.
  4. Trastornos del sueño. Algunos niños comienzan a experimentar terrores nocturnos o pesadillas, en otros se produce una regresión a etapas anteriores del desarrollo y pueden volver a mojar la cama.
  5. Problemas psicosomáticos. A menudo los niños que sufren bullying comienzan a desarrollar determinados trastornos, como tics nerviosos, tartamudeo, dolores de cabeza, problemas intestinales, trastornos de la piel o alopecia nerviosa. Estos síntomas se suelen intensificar en la noche del domingo ya que es cuando aumenta la tensión ante la perspectiva de tener que encontrar al acosador.
  6. Pertenencias dañadas o desaparecidas. El bullying también implica el robo de los objetos personales, por lo que es conveniente que revises las pertenencias de tu hijo a menudo. Otra señal de alarma consiste en pedir más dinero del habitual ya que puede indicar que le están extorsionando.
  7. Disminución del rendimiento académico. Cuando un niño está siendo acosado, le resulta difícil concentrarse en clase por lo que sus calificaciones comienzan a disminuir.
  8. Abandona actividades que le gustaban. Si el acoso no se limita a al ámbito escolar, es probable que el niño rechace salir a la calle y se recluya en casa, para evitar a su acosador. También puede negarse a asistir a las actividades extraescolares, inventando excusas.
  9. Pérdida de confianza en sí mismo. Es el resultado de una situación de acoso sostenida a lo largo del tiempo, que le ha hecho perder la confianza en sus capacidades y en la posibilidad de resolver el problema por sus propios medios.
  10. Comentarios negativos sobre el colegio. El niño que es víctima del bullying a menudo culpa a los profesores o al colegio en sentido general, por lo que en casa puede hacer comentarios al respecto, afirmando que los profesores son estúpidos o que no le gusta esa escuela.

Es muy importante que te mantengas alerta a todas las señales que puedan indicar la presencia de acoso y seguir algunos pasos para apoyarlo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *