Frutas y verduras mes a mes

Frutas y verduras mes a mes

Consumir fruta y verdura de temporada no sólo te ahorrará unos euros en el supermercado, si no que además disfrutarás de su sabor y propiedades en su total plenitud.

Cada vez estamos más acostumbrados a ir al supermercado y encontrar todo tipo de frutas en los estantes. Has de saber que la mayoría de estos productos ha sido criado en invernaderos fuera de su estación natural para crecer. Has de saber que, por muy bien que se crie la fruta, siempre en su mes predilecto será mucho mejor. Aquí te mostramos cuál es la mejor fruta para el mes en el que te encuentres.

De enero a junio

  • Enero: en pleno invierno y tras las fiestas navideñas, las frutas y verduras constituyen un excelente método de desintoxicación del cuerpo tras los excesos normales de estas fechas. Es buena temporada para los canónigos, las endibias, el hinojo, los puerros… En las frutas tenemos excelentes naranjas, pomelos, limones, mandarinas (últimas de temporada)…
  • Febrero: en fruta aparece todo el año el aguacate, rico en vitamina C y E y una fruta ideal para la ensaladas. Tenemos que aprovecharnos de las habas y los guisantes tiernos. Durante febrero encontraremos buenos ajos tiernos, achicoria y chirivias. También espinacas frescas que podemos integrar en platos cocinados y ensaladas.
  • Marzo: es un mes de transición entre el invierno y primavera. Hay que aprovechar que todavía tenemos endivias, coliflor, coles de Bruselas, lombarda que ya dejarán de tener su época en el mes próximo. En frutas tenemos ya la estación de fresas y fresones de temporada, aunque en los mercados las encontremos desde hace algunos días antes.
  • Abril: entramos ya en temporada de primavera y pueden encontrarse los primeros espárragos en los mercados. En general los productos de mercado estacionales son muy similares a los del mes anterior. Los frutales siguen siendo los mismos y las hortalizas también. No obstante, hay que aprovecharse de que tenemos en las estanterías algunos productos: repollo, coles de Bruselas, coliflor, endivias, espárragos trigueros…
  • Mayo: tenemos setas y el verano nos da ya algunos anticipos, donde más lo notamos es en la fruta. Tendremos los primeros productos de una amplia variedad ligada a las buenas temperaturas: nísperos (uno de los primeros), albaricoques, ciruelas, cereza, sandía, melocotón o nectarinas, grosellas, frambuesas, brevas… Hay que aprovechar que le diremos adiós el mes que viene a un gran número de verduras: alcachofas, apio, espinacas, calabacines, guisantes, habas, nabos, pimientos verdes, setas y cítricos.
  • Junio: las frutas del verano están en un buen momento. Ya es posible encontrar las primeros melones (su temporada es de junio a septiembre, aunque podamos encontrar esta fruta todo el año) que se unen a las sandias, y las restantes están en su apogeo y esplendor.

De julio a diciembre

  • Julio: en verano tenemos buenas lechugas, pepinos, tomates… ¡Ingredientes de nuestro gazpacho! Con el calor la sandía y melón están en su mejor momento, hidratantes y con propiedades para combatir el riesgo de deshidratación. También vamos teniendo acceso a los higos y nuevamente a la prodigiosa uva. La naturaleza es sabia y durante el verano nos porporciona frutas y hortalizas muy ricas en agua y en antioxidantes que nos ayudan a luchar contra el envejecimiento y son aliados contra determinadas enfermedades como el cáncer.
  • Agosto: seguimos con buenas frutas de verano como melocotones, ciruelas melones dulces y sandías.
  • Septiembre: este mes viene ser una transición entre verano y otoño. Debemos aprovecharnos de los últimos melocotones. Los cítricos como naranjas y limones que encontramos en el supermercado, proceden de la importación de países del Hemisferio Sur.
  • Octubre: con el otoño volvemos a recobrar multitud de verduras: endibias, alcachofas, apio, calabacín, coliflor, espinacas, calabazas, lombarda, pimientos rojos, repollo… Tenemos los membrillos. También llegan las ricas chirimoyas. Debemos aprovechar las últimas ciruelas (maduras y muy buenas). Y los cítricos buenos de nuestra zona empiezan (atención a las primeras mandarias)…
  • Noviembre: este mes es un paraíso para las verduras, la lista es la más amplia de todo el año. Es el reino de las setas, empiezan las trufas. A los que ya hicieron su aparición en el mes de octubre, se suman los cardos, coles de Bruselas, endivias, escarola, grelos, nabos… Las acelgas, setas, calabazas, el boniatos, la cebollas, las patatas.. Están en un buen momento. También tenemos una excelente uva.
  • Diciembre: en el mercado ya no encontramos setas, pimientos verdes y es el peor tiempo para los tomates de estación. Pero nuestra lista de hortalizas sigue siendo tan extensa como la del mes anterior. Muy buen mes para la escarola, el brécol y apio. Los cítricos están en un buen momento al igual que el plátano y las granadas. Los frutos secos de cosecha (almendras, nueces, castañas…) tienen uno de sus mejores momentos.

La fruta nuestra aliada

La composición de las frutas difiere en gran medida en función del tipo de fruto y de su grado de maduración. El agua es el componente mayoritario en todos los casos. Constituye más del 80% del peso de la porción comestible, oscilando entre un 82% en las uvas y hasta un 93% en la sandía.

Vitaminas

Destaca el contenido de vitamina C (en cítricos, frutas tropicales, melón, fresas y grosellas negras) y de vitamina A (en albaricoques, cerezas, melón y melocotón…), las dos además con componenetes antioxidantes. En menor proporción, se encuentran otras vitaminas del grupo B solubles en agua, biotina y ácido pantoténico (albaricoques, cítricos, higos…). En general, son más ricas en vitaminas las variedades coloreadas, las de verano y las frutas expuestas al sol. Como curiosidad: dentro de un mismo árbol, los frutos orientados al sur son más ricos en vitaminas que los orientados al norte; los de la cúspide más ricos que los de las faldas y los exteriores, más ricos que los interiores.

Minerales

En las frutas abunda el potasio (necesario para la transmisión del impulso nervioso y para la actividad muscular normal, contribuye al equilibrio de agua dentro y fuera de la célula). Son ricas en potasio el plátano, kiwi, nectarina, níspero, melón, uva negra, cereza, albaricoque, ciruela, coco fresco, aguacate, piña, chirimoya y papaya. También aportan magnesio (relacionado con el funcionamiento del intestino, nervios y músculos, forma parte de huesos y dientes, mejora la inmunidad y la resistencia ante enfermedades degenerativas, posee un suave efecto laxante y es anti estrés).

Ácidos orgánicos (0,5% – 6%)

Influyen en el sabor y aroma de las frutas. El ácido cítrico (cítricos, fresas, peras…), potencia la acción de la vitamina C y ejerce una acción desinfectante y alcalinizadora de la orina. Otros ácidos orgánicos de las frutas son el málico (cerezas, ciruelas, albaricoques) y el salicílico (fresas), este último de acción anticoagulante y antiinflamatoria.

Elementos fitoquímicos

A pesar de estar presentes en muy bajas concentraciones, influyen decisivamente en la aceptación y apetencia por las frutas, y muchos de ellos son, además, antioxidantes que contribuyen a reducir el riesgo de enfermedades degenerativas, cardiovasculares e incluso relacionadas con el cáncer.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *