importancia del acido folico en el embarazo

Ácido fólico en el embarazo

La vitamina B9 conocida también como ácido fólico es de gran importancia durante el embarazo. La falta de ácido fólico durante la gestación puede provocar graves malformaciones físicas en los niños. Infórmate en este artículo por qué el ácido fólico es tan importante y conoce cómo puede satisfacer tus necesidades de esta vitamina.

¿Por que el cuerpo necesita ácido fólico?

El ácido fólico, o folato, es también una vitamina del grupo B, que el cuerpo no puede producir por sí mismo. Por lo tanto, se debe incluir en nuestra dieta. El ácido fólico interviene fuertemente en los diferentes procesos de crecimiento del cuerpo. Especialmente para la formación y la división celular, el cuerpo necesita ácido fólico. Además, el ácido fólico, similar al hierro, es también responsable de la formación de las células rojas de la sangre.

¿Por qué el ácido fólico en el embarazo es tan importante?

Durante el embarazo, aunque la necesidad de ácido fólico no tiene por qué aumentar, si es bien cierto que es muy importante que la cantidad diaria necesaria sea cubierta. El ácido fólico es muy importante para el crecimiento del bebé y la placenta y se les debe subministrar la correcta cantidad de oxígeno. Una deficiencia de ácido fólico por lo tanto puede tener como consecuencia, por ejemplo, poca cantidad de sangre.

El papel clave de ácido fólico durante el embarazo, está pero en el desarrollo mental y físico del niño. Durante la gestación se forma a partir del óvulo fecundado un pequeño hombrecito (o mujercita) con más de 100 mil millones de células, y es en parte el ácido fólico el componente que hace posible la división celular. A través de un suministro adecuado de ácido fólico en el embarazo se garantiza, por ejemplo, una correcta formación del esqueleto, así como la maduración de los órganos internos, y por lo tanto el crecimiento del niño en general.

¿Qué sucede por la falta de ácido fólico durante el embarazo?

La deficiencia de ácido fólico puede causar defectos congénitos graves en el niño, especialmente en el área de la espina dorsal de la médula espinal y el cerebro. Al principio de la gestación, alrededor de la tercera o cuarta semana de embarazo, se desarrolla el tubo neural, que más tarde se encargará del sistema nervioso central y periférico del bebé. Sin una cantidad adecuada de ácido fólico no se puede cerrar el tubo neural, que conllevaria una deformidad física permanente, la parte posterior quedaria abierta, y de ello podría resultar la “espina bífida”. Pero otras partes del cuerpo pueden sufrir una carencia de ácido fólico durante el embarazo. Una falta de ácido fólico podría provocar que el bebé nazca con hidrocefalia o un labio y el paladar leporinos o afectado por trastornos del desarrollo del cerebro.

El ácido fólico es importante antes del embarazo

Puesto que elementos tan importantes del desarrollo y el evitar las anomalías tienen lugar en las etapas más tempranas del embarazo es importante antes del embarazo que las mujeres no embarazadas se preocupen de recibir una correcta ingesta de ácido fólico. Debido que en la segunda o tercera semana de embarazo es cuando el tubo neural se desarrolla, muchas mujeres no se dan cuenta de que están embarazadas hasta más adelante, no puede aumentarse cuando toca la cantidad de ácido fólico.


Por tanto, es aconsejable, incluso desde el momento en que una pareja se plantea que quiere tener hijos, por ejemplo al dejar la píldora anticonceptiva, ya se incremente la ingesta de ácido fólico. Entonces las reservas de ácido fólico están suficiente llenas y se asegura que el bebé, desde el primer momento esté bien abastecido con esta importante vitamina.

Tomar ácido fólico también puede tener un efecto positivo sobre la fertilidad femenina.

Satisfacer la necesidad de ácido fólico en el embarazo

Los alimentos de origen vegetal y animal no contienen ácido fólico, estrictamente hablando, pero sí folato. Los términos se usan indistintamente, pero sus características son significativamente diferentes. El folato de origen natural, en principio, tiene el mismo efecto que el ácido fólico sintético. Sin embargo, el cuerpo humano puede utilizar el de forma sintética más fácilmente debido a su estructura, que el folato de los alimentos. El ácido fólico puede ser utilizado por el cuerpo hasta un 90 por ciento, el folato, sin embargo, debido a la mayor duración de la conversión en el intestino delgado sólo se puede usar alrededor del 50 por ciento. Se habla en este contexto de una mayor disponibilidad bioactiva de ácido fólico en comparación con el folato.

acido folico embarazo cual tomar

Aquí encontrarás una lista de los alimentos en los que se puede encontrar una cantidad considerable de folato:

  • Los vegetales verdes como la espinaca, el brócoli y las coles de Bruselas, así como la lechuga
  • Zanahorias, tomates, espárragos y remolacha
  • Ciertos tipos de fruta, especialmente plátanos, mangos, naranjas (incluyendo el jugo), uvas y fresas
  • Algunos acompañamientos, especialmente los productos integrales, patatas, arroz, legumbres y productos de soja
  • Los huevos y las nueces
  • El pescado y la carne

Sobre todo hay folato en el hígado. Aún así es mejor no consumir hígado durante el embarazo pues además de folato contiene cantidades relativamente grandes de vitamina A. Una sobredosis de vitamina A puede tener un impacto negativo en el desarrollo del hígado y los ojos del bebé que está por nacer.

El folato es, al igual que todas las vitaminas del grupo B, es soluble al agua y por lo tanto en la preparación de los alimentos se pierde fácilmente. Incluso la luz y el calor, por ejemplo, por un almacenamiento largo o inadecuado de los productos, pueden interferir negativamente con el contenido de folato de los alimentos. Consumir los productos frescos y con una preparación suave es, por lo tanto, muy importante para asegurar que en la medida de lo posible se manteng el folato de los alimentos y que después el cuerpo pueda asimilarlo.

Muchos alimentos, como el pan y la harina pero también los copos de cereal del desayuno, el muesli y los productos lácteos, ahora también se tratan con ácido fólico. Incluso la sal de mes contiene a veces, flúor o yodo pero también ácido fólico. A diferencia del folato, el ácido fólico es resistente al calor y a la luz y no se pierde durante la cocción, lo que facilita la absorción y utilización de la vitamina B. Sin embargo, la ingesta media de ácido fólico y el folato de los alimentos, de acuerdo con el sistema nacional de salud es de 400 microgramos por día.

¿Son aconsejables los suplementos de ácido fólico en el embarazo?

Debido a la necesidad diaria de ácido fólico durante el embarazo sólo con la ingesta de alimentos no es suficiente y es por ello que es muy recomendable tomar suplementos en caso de buscar el embarazo o de estar embarazada. Los ginecólogos lo recomiendan, sobretodo en la primera fase del embarazo.

Importante: Habla de la necesidad de tomar suplementos de ácido fólico con tu médico. Se pueden saber tus niveles de ácido fólico a través de un análisis de sangre y luego determinar la dosificación exacta que vas a necesitar.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *