meningitis Síntomas, tratamiento y prevención

Meningitis

Índice

Consideraciones generales

La meningitis es la hinchazón e irritación de las membranas que recubren el cerebro y la médula espinal. Esta inflamación provoca cambios en el líquido que rodea a ambos.

Las causas más comunes de meningitis son las infecciones virales que generalmente mejoran sin tratamiento. Por otro lado, también existen las infecciones meningíticas bacterianas, que son extremadamente graves y pueden producir daño cerebral, incluso con tratamiento, o el fallecimiento del afectado. Esta última es una verdadera emergencia médica y requiere tratamiento inmediato en un hospital.

La meningitis por virus es más leve y ocurre con mayor frecuencia que la meningitis bacteriana. Generalmente se desarrolla al final del verano y comienzos del otoño y con frecuencia afecta a niños menores de cinco años.

La meningitis también es causada por:

  • Irritación química
  • Alergias a medicamentos
  • Hongos
  • Tumores

Síntomas

  • Fiebre y escalofríos
  • Incapacidad para pensar con la claridad y velocidad usuales, incluyendo el hecho de sentirse desorientado y tener dificultad para prestar atención, recordar y tomar decisione
  • Náuseas y vómitos
  • Sensibilidad a la luz
  • Dolor de cabeza intenso
  • Cuello rígido

La meningitis es una causa importante de fiebre en los recién nacidos.

Tratamiento

Los médicos prescriben antibióticos para la meningitis bacteriana, el tipo varía dependiendo de la bacteria causante de la infección. Sin embargo, los antibióticos no son eficaces contra la meningitis viral.
Se utilizan otros medicamentos y líquidos intravenosos para tratar síntomas como el incremento del agua en el tejido cerebral, el shock y las crisis epilépticas. Algunas personas pueden necesitar hospitalización, dependiendo de la gravedad de la enfermedad y del tratamiento necesario.

Prevención

Actualmente, en los calendarios de vacunación se incluyen dosis para que los niños estén protegidos contra la meningitis bacteriana. La del Meningococo C y la del Neumococo son las que realizan este cometido.
Los miembros del hogar y otras personas en estrecho contacto con afectados deben recibir antibióticos preventivos para evitar infectarse.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *