Intolerancia a la lactosa

Intolerancia a la lactosa

Consideraciones generales

Es la incapacidad para digerir lactosa, un tipo de azúcar que se encuentra en la leche y en otros productos lácteos.

La intolerancia a la lactosa se presenta cuando el intestino delgado no produce suficiente enzima lactasa (proteína que cambia químicamente sustancias para que el cuerpo las pueda utilizar).

No es peligrosa y puede comenzar en diversos momentos en la vida, aunque se observa algunas veces en bebés prematuros, que no muestran los síntomas hasta los tres años de edad.

También se puede presentar como resultado de enfermedades intestinales como la gastroenteritis o después de una cirugía intestinal. Asimismo, se puede producir una intolerancia temporal como consecuencia de una infección, especialmente en niños, cuando se lesionan las células que recubren el intestino.

Síntomas

  • Dolor abdominal
  • Diarrea
  • Heces flotantes
  • Gases
  • Desnutrición
  • Náuseas
  • Crecimiento lento
  • Pérdida de peso

Los síntomas se presentan frecuentemente después de comer o beber productos lácteos y, a menudo, se alivian prescindiendo de estos productos.

Tratamiento

El retiro de los productos lácteos de la dieta generalmente mejora los síntomas. Sin embargo, no consumir leche en la dieta puede conllevar una insuficiencia de calcio, vitamina D, riboflavina y proteínas. Así pues, se deben agregar otras fuentes de calcio a la dieta si se suspende el consumo de productos derivados de la leche.

Se necesitan entre 1200 y 1500 mg de calcio al día, de modo que es recomendable encontrar nuevas fuentes de este mineral.

Es aconsejable:

  • Tomar suplementos de calcio
  • Comer alimentos que tengan calcio, como verduras de hoja, ostras, sardinas, salmón en conserva, camarones o brócoli
  • Beber zumo de naranja con calcio agregado

Prevención

No se conoce una manera de prevenir la intolerancia a la lactosa.

Asimismo, es importante leer las etiquetas de los alimentos, ya que la lactosa también se encuentra en algunos productos que no son lácteos, incluyendo algunas cervezas.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar