Contra la tos

consejos para aliviar la tos.

La tos está relacionada generalmente con el resfriado. Suele aparecer por las noches y el cosquilleo que aparece en la garganta nos molesta al dormir. Aquí te damos algunos consejos para aliviar los síntomas de la tos.

La tos es un reflejo natural de protección del cuerpo. Es un intento del organismo por despejar las vías respiratorias, aunque en ocasiones anuncia el inicio de un resfriado o una gripe. Si a tu hijo le aparece una tos repentinamente, debes ir de inmediato al pediatra para que valoré la causa de la tos.

Aquí te mostramos algunos consejos para aliviar la tos.

  • Reposo en cama: Si el niño está enfermo debe tumbarse en la cama puesto que necesita descanso para recuperarse. La regla de oro que se aplica aquí es la siguiente: cuanto más deurma, más fuerte será su sistema inmunológico. Solo si descansa lo suficiente podrá recuperarse de la tos. El estrés y la falta de sueño, pueden por otro lado, evitar que se recupere del todo. Si el niño no quiere dormir, intenta que esté tanquilo y relajado durante el díau hijo se niega porque quiere dormir bajo ninguna circunstancia, por lo menos tener cuidado de que su día será lo más silencioso posible. Para evitar que tu hijo tenga un ataque de tos por la noche debes inclinar su cama para que la parte superior del cuerpo de tu hijo este un poco más elevada. Así evitarás la acumulación de jugos gástricos en la garganta durante la noche. Encuentra en nuestro artículo Remedios caseros para la tos, otras ideas y remedios que le proporcionarán un alivio sintomático de la tos.

  • Beber mucho: Si el niño tose mucho, lo más importante es que beba mucho líquido. Bebiendo se humedecen las membranas mucosas, así la mucosidad seca se vuelve pegajosa, puede toser más fácilmente y eliminar así los mocos con facilidad. El cuerpo puede deshacerse de los gérmenes. Ofrece al niño algo de beber regularmente. Especialmente indicado para los niños son el agua y bebidas calientes como té, infusiones de limón o jugos calientes. Infusiones con miel: Las hierbas tienen un efecto calmante para la tos. Una infusión con miel y un poco de limón es muy buena para suavizar la garganta, ya que la miel posee numerosas propiedades terapéuticas y nutritivas, pero recuerda que debes consultar primero con el pediatra. Una ingesta adecuada de líquidos es especialmente importante cuando hay tos y en especial cuando se acompaña de fiebre, puesto que la sudoración va estrechamente ligada a una pérdida importante de líquido. Dado que el equilibrio de los fluidos en los niños no es tan estable como los adultos, es importante compensar esta pérdida.

  • Aceites esenciales: Frota el pecho y la espalda de tu hijo con aceites esenciales como el eucalipto o el mentol. Sin embargo, este tipo de aceites esenciales pueden ser perjudiciales para los niños pequeños y los bebés.

  • Humedad: Una habitación demasiado caliente y sin ventilar puede resecar las membranas mucosas de un niño muy rápidamente. De esta manera, los agentes patógenos tienen las mejores condiciones para entrar en el cuerpo, se instalan en las membranas mucosas y se multiplican allí. Debes, pes, procurar que la humedad de la habitación sea la adecuada. Puedes ayudarte de toallas húmedas encima de los radiadores o un humidificador. Debes evitar la calefacción por aire en la medida de lo posible. De esta forma, las membranas mucosas estarán suficientemente húmedas y podrán cumplir su función como barrera natural para los patógenos.

  • Remedios caseros para la tos: Puesto que la tos es un reflejo protector natural, es básicamente inofensivo. Es por ello que no debes ir al médico por una simple tos. Trata la tos con remedios suaves y caseros. Muchos de estos remedios han demostrado ser completamente eficaces generación tras generación. Entre los más conocidos encontramos la sopa de pollo, los cataplasmas de requesón o patata, y las inhalaciones o vahos. Aquí te contamos algunos de estos remedios caseros en detalle.

  • Circulación sanguínea: Debes procurar que las manos y los pies del niño estén calientes, esto indica que el niño tiene una buena circulación sanguínea. Si este no fuera el caso, los virus y las bacterias tendrían aún el camino más fácil para entrar en el cuerpo y multiplicarse.

  • Calor:A los agentes patógenos causantes de la tos les encanta el frío. Así que la temporada alta de enfermedades respiratorias como la gripe o el resfriado es el invierno. La mucosa tiene entonces menos flujo de sangre y los virus pueden penetrar fácilmente en el organismo. Particularmente susceptibles al frío son los oídos de los niños pequeños. Procura que tu hijo, durante la época de frío esté bien protegido con guantes, gorros y bufandas.

Para evitar que tu hijo tenga un ataque de tos por la noche debes inclinar su cama para que la parte superior del cuerpo de tu hijo este un poco más elevada. Así evitarás la acumulación de jugos gástricos en la garganta durante la noche.

Encuentra en nuestro artículo Remedios caseros para la tos, otras ideas y remedios que le proporcionarán un alivio sintomático de la tos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here