Cómo saber si mis hijos son adictos a las redes sociales

Cómo saber si mis hijos son adictos a las redes sociales

Nada nuevo

Hasta hace pocos años, se suponía que estábamos en el fin de la civilización. Todos estaban metidos hasta el cuello en un periódico o libro, y viajar en tren o sentarse en un café se convirtió más en mi tiempo que en el de interactuar con el prójimo.

¿Te suena familiar?

Este era uno de los temores en los siglos XIX y XX (1860): a medida que las personas se vuelven más dependiente de lo literario y aparatos tecnológicos, se estresarán más y se ignorarán mutuamente en los tranvías, autobuses y trenes.

El temor era que nos volviéramos menos sociales debido a la lectura o por el telégrafo, el fonógrafo, la radio, la cinta de cassette, el ordenador o… ¿lo entiendes?

En la actualidad contamos con un nuevo tipo de interacción con la sociedad: mediante la que se obtiene satisfacción diaria sólo de los éxitos (likes) que recibimos online. Este nuevo aspecto de la sociedad está dirigiendo e influyendo directamente en nuestros adolescentes.

Pero ¿Cuáles son los signos de una adicción a las redes sociales?

Algunos padres suelen bromear sobre cómo su hij@ está constantemente con el teléfono, pero para los padres de adolescentes con una adicción a los medios sociales, no es motivo de risa.

A la mayoría de los adolescentes les gusta crear perfiles en Instagram y Facebook, pero en algunas ocasiones esto se convierte en – adicción – un problema grave que afecta en todos los aspectos al núcleo familiar.

☝️¿Crees que tu hijo tiene síntomas de una conducta adictiva? Entonces, contacta con profesionales en el tratamiento de adicciones en este enlace

¿Lo primero que hace es coger el móvil?

Como muchas adicciones, un adolescente que no puede dejar de entrar en las redes sociales, así que al levantarse lo primero que hará es acceder a las redes mediante su teléfono o portátil. Esto puede ser una señal de adicción, aún más grave si lo vieras revisando sus perfiles en mitad de la noche.

¿Deberíamos compartir todo?

Para un adolescente adicto a las redes sociales, los acontecimientos de la vida sólo parecen reales cuando se comparten a través de su perfil.

¿Tu hijo tiene que hacer una foto de cada comida que come? ¿Está constantemente publicando actualizaciones de lo que está haciendo en este momento?

Aunque es normal compartir algunos momentos destacados, debes preocuparte de que tu hijo publique regularmente los eventos más mundanos del día.

No cumple con sus responsabilidades

La interacción constante reduce el tiempo de tu hijo para cumplir con sus responsabilidades y las consecuencias se hacen visibles para todos. Por ejemplo, es posible que tu hijo deje de hacer las tareas, o que tenga un gran descenso en sus notas. Escucha a los otros adultos en la vida de tu hijo, tienes que estar atenta a los signos de alarma.

Ansiedad si no tiene acceso a Internet

En la actualidad, la mayoría de nosotros nos quejamos al instante de quedarnos sin internet. Sin embargo, un adolescente adicto tendrá una reacción emocional extrema, como llorar o rogar y suplicar para volver a las RRSS. Por ejemplo, tu hijo puede intentar usar el servicio de Internet de la biblioteca para acceder a sus cuentas o usar el teléfono de un amigo.

Agresividad

La intimidación y las adicciones a menudo van de la mano, pero puede tomar muchas formas diferentes. Mientras que algunos adolescentes utilizan los medios sociales para aumentar su autoestima después de haber sufrido bullying o en su barrio, otros adolescentes descubren que los medios sociales les abren las puertas al acoso en línea. En ambos casos, debeis ser consciente de estos signos, indican que tu hijo podría ser adicto a las redes sociales.

Indicativos de posible adicción:
  • Cambios de humor tras exponerse a redes sociales.
  • Le cuesta socializar en horarios de grupo. Por ejemplo, a la hora de la merienda o comida en el cole.
  • Ya no pasa tiempo con sus amigos.

¿Qué sucede si no se aborda la adicción a los medios sociales?

Como padre, a veces es tentador descartar un comportamiento extraño como otra fase de la adolescencia. Puede que al principio pienses que sólo está “emocionado” por tener la edad suficiente para tener una cuenta social, o puede que pienses que todos los niños están constantemente haciendo uso de los dispositivos electrónicos. Desafortunadamente, el uso excesivo de estos se ha vinculado a multitud de problemas sociales.

Por ejemplo, algunos estudios afirma que los adolescentes que utilizan los medios sociales con mucha frecuencia tienen un mayor riesgo de desarrollar síntomas de TDAH. Comprobar y actualizar constantemente el estado puede costarle a tu hijo cuando haga una nueva conexión con el cerebro para buscar una gratificación instantánea.

Los adolescentes que pasan todo el tiempo en las redes sociales también pierden de vista quiénes son como persona. Los filtros y los comentarios en los medios de comunicación dan a los adolescentes una visión distorsionada de quiénes son, o tu hijo podría pensar que a la gente sólo le gustan cuando parece que se lo pasan en grande. Dado que interactuar en las redes sociales suele requerir algo más que enviar un breve comentario, los adolescentes también pierden la oportunidad de aprender a interactuar en situaciones sociales cara a cara.

En el peor de los casos, pueden comenzar a ver los efectos de su adicción en su vida. Los niños que no pueden mantenerse alejados de los medios sociales pueden dejar de centrarse en el colegio, y es común que los adolescentes con un tipo de adicción también tengan un problema de salud mental subyacente que requiera tratamiento.

¿Qué puedo hacer como padre para ayudar a mi hijo a terminar con su adicción?

Tu primer reflejo puede ser tomar los aparatos electrónicos de su hijo y hacer que cierren sus cuentas de medios de comunicación. Sin embargo, los adolescentes son muy inteligentes y puedes apostar que encontrarán la manera de volver a casa.

Lo mejor que puede hacer por tu hijo en este momento es iniciar una conversación sobre el uso de los medios sociales y comenzar a explorar las opciones de tratamiento de la patalogía.

Con un tratamiento profesional, tu niño podrá aprender por qué NO necesita utilizar los medios sociales tan a menudo. A la vez que adquiere habilidades para tratar el problema, como el desarrollo de nuevos intereses que hacen que el uso de los medios electrónicos sea menos atractivo.

Cuando el uso de los medios sociales se descontrola, no hay necesidad de desanimarse. Es sólo una fase y tienes que estar segura.

Una evaluación profesional puede identificar las adicciones en los adolescentes y existen grupos en el caso de que tu hijo necesite ayuda para aprender a recuperar la alegría en sus actividades diarias normales.