Cómo es un parto natural

Cómo es un parto natural – Etapas y desarrollo de las fases

Etapas de un parto natural

Conocer las diferentes fases por las que se atraviesa durante un parto natural ayuda a minimizar la ansiedad que se apodera tanto de la mamá, como del futuro papá.

Un parto natural nunca se parece a otro, ni siquiera en una misma mujer. Aun así, se pueden establecer algunas generalidades. A continuación te hablamos de las tres etapas claves.

Trabajo de parto

Es la etapa menos intensa pero, también la más larga. Se inicia cuando el útero comienza a dilatarse y finaliza cuando este alcanza los 10 centímetros de dilatación necesarios para permitir la salida del bebé. Se distinguen tres fases:

Temprana o latente: las contracciones son lentas, suaves y constantes. Duran entre 30 a 60 segundos cada una y con una frecuencia de 5 a 30 minutos. El cuello del útero se dilata entre 2 y 5 centímetros y la cabeza del bebé baja hacia la pelvis.

Activa: las contracciones son más fuertes y menos espaciadas; aparecen de 3 a 5 minutos y duran entre 45 a 60 segundos. La dilatación del cuello del útero oscila entre los 5 y 8 centímetros. 

Transición: la dilatación se produce a mayor velocidad. Aparecen algunos síntomas como: vómitos, irritabilidad, temblores, sudoración y dolores de espalda. Las contracciones son más fuertes, duran de 60 a 90 segundos y se producen más seguido (de 1 minuto a 3). La cabeza del bebé ya comienza deslizarse por el canal de parto. 

Empuje y nacimiento del bebé

En esta etapa del parto natural las contracciones son más intensas ya que el útero está “trabajando” más para ayudar en la salida del bebé. Se produce una intensa sensación de presión y estiramiento, la necesidad de empujar se vuelve inmediata.

Algunas mujeres, producto del agotamiento, sienten que no tendrán las fuerzas necesarias como para dar a luz a su hijo. Pero lo cierto es que, llegado el momento, las fuerzas reaparecerán y la frustración desaparece. Es importante recordar y aplicar en esta fase las técnicas de respiración que se aprendieron durante las clases de parto, ya que permitirán recobrar la calma y retomar fuerzas entre cada contracción. 

Lo primero en aparecer es la cabecita, etapa que se denomina de “coronación”. Si hubiera problemas se puede facilitar la salida del bebé a través de una episiotomía (corte en la vulva que evitará desgarros) o del uso de fórceps. Una vez que sale la cabeza, que es lo más difícil, el resto del cuerpo lo hará sin problemas. Ya se podrán escuchar los primeros llantos del bebé, como prueba que comienza a respirar por sí solo. 

Esta etapa puede durar, en promedio y para madres primerizas, unas 2 horas. El tiempo se reduce sensiblemente en mujeres que ya han tenido hijos ya que el canal de parto ya está abierto y los músculos ya han hecho ese esfuerzo. 

Expulsión de la placenta

Después del nacimiento por parto natural reaparecen las contracciones (aunque apenas perceptibles en algunas mujeres) puesto que aún es necesario continuar empujando para que la placenta se desprenda de las paredes uterinas y sea expulsada junto con la membrana de la bolsa amniótica.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *