Fiebre de Tres Días

Fiebre de Tres Días

Consideraciones generales

La roséola, conocida también como fiebre de tres días, es una enfermedad que afecta a bebés y niños pequeños. Es especialmente frecuente entre seis meses y un año de edad. Provoca fiebre alta y erupción cutánea.

Esta afección puede aparecer en cualquier época del año. El tiempo entre el momento de ser infectado y el de los síntomas es de 5 a 15 días.

Generalmente una fiebre de tres días, que en ocasiones puede ser de hasta siete y que puede alcanzar hasta los 40,5°C, precede a la aparición de una erupción. Esta empieza en el tronco y se extiende a las extremidades, al cuello y a la cara, y puede durar desde unas pocas horas hasta dos días.

Síntomas

  • Irritabilidad
  • Aparición rápida de fiebre elevada
  • Al cuarto o quinto día de la enfermedad aparece una erupción en la piel, cuando la fiebre está bajando o ya ha desaparecido

Tratamiento

No existe un tratamiento específico para la roséola, ya que es el propio organismo quién debe superar la infección por sí mismo, que por lo general lo hace sin complicaciones.

Se deben tomar medidas para controlar la fiebre con paracetamol y baños de agua fría. En caso de presentarse convulsiones, se debe acudir al médico o al servicio de emergencias más cercano.

Prevención

Los virus que causan la roséola se diseminan ya sea por contacto con heces infectadas o secreciones respiratorias, como las que se producen con la tos o los estornudos.

El lavado cuidadoso de las manos puede ayudar a prevenir su diseminación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here