Costra de leche

Costra de leche

Consideraciones generales

La seborrea del cuero cabelludo, también conocida como costra de leche, es un problema de la piel que ocurre comúnmente en los bebés. Les aparecen como parches rojos con escamas grasosas y amarillas en el cuero cabelludo.

No es ningún signo de enfermedad ni tampoco tiene que ver con la leche materna, sino que está causada por  las hormonas maternas que llegan al bebé inmediatamente antes de su nacimiento. No es contagiosa, ni causada por falta de higiene; tampoco es una alergia ni es peligrosa.

Las hormonas hacen que las glándulas sebáceas, que producen la grasa necesaria para que la piel se mantenga hidratada, estén demasiado activas y emitan más sebo de lo normal. Eso provoca que las células muertas de la piel, que normalmente se caen solas, adhieran  y formen costras y escamas amarillas.

A menudo empieza en las primeras semanas de vida. Con tratamiento desaparece sola después de pocas semanas, sin él tardan varios meses.

Síntomas

La dermatitis seborreica en bebés es una afección inofensiva y temporal. Aparece en el cuero cabelludo del niño en forma de escamas de color café o amarillas, gruesas y costrosas. También se pueden encontrar en los párpados, los oídos, alrededor de la nariz y en la ingle.
Puede o no ocasionar picazón, pero si es así, rascarse en exceso provoca una inflamación adicional y las grietas en la piel pueden originar infecciones leves o sangrados.

Tratamiento

En algunas ocasiones sólo se forma sobre la fontanela, porque no se ha lavado con naturalidad, y desaparece simplemente con la aplicación de un champú normal.

Cuando las costras son muy gruesas, deben reblandecerse untándolas con vaselina o aceite de oliva una hora antes del baño, con lo que después resulta fácil eliminarlas pasando un cepillo. Sin embargo, se debe lavar a conciencia para quitar todo el aceite, sino podría empeorar la costra.

Este tratamiento es inofensivo y puede repetirse tantas veces como sea necesario, pero cuando la costra no desaparce, el pediatra puede recomendar un preparado con vaselina y ácido salicílico, que se deja actuar toda la noche, o incluso una loción o crema de corticoides.
También se puede usar un champú anticaspa. Se debe vigilar de que no entre en los ojos del bebé.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *