Anorexia

Consideraciones generales

Es un trastorno alimentario que provoca que el afectado limite la cantidad de alimento que ingiere normalmente con fines relacionados con la imagen corporal. Los enfermos suelen tener terror a engordar, incluso cuando su peso es inferior al mínimo recomendado para su edad y estatura.

Suelen ser personas extremadamente perfeccionistas respecto a su figura por lo que no consumen suficientes alimentos o realizan ejercicio en exceso.

El perfil típico es el de una mujer de raza blanca adolescente o que comienza su edad adulta. Suelen tener un alto rendimiento académico y su familia y su propia personalidad le oreintan hacia el éxito.

Los factores que influyen en que una persona pueda sufrir anorexia nerviosa son las siguientes:

  • Aceptar la concepción social de la delgadez
  • Ser perfeccionista
  • Ser mujer
  • Haber sufrido periodos de ansiedad así como problemas alimenticios y gastrointestinales en la infancia
  • Tener antecedentes familiares de adicciones y trastorinos alimenticios
  • Tener padres preocupados por el peso y adelgazamiento
  • Tener una imagen negativa de uno mismo

Esta patología es de carácter grave y hasta puede resultar mortal. Los tratamientos de la enfermedad suelen tener un alto porcentaje casos curados. Sin embargo, las recaídas son frecuentes.

Cuanto más joven es el enfermo, más posibilidades hay de recuperación completa. A pesar de ello, la mayoría de las personas que sufren la patología tendrán una preocupación excesiva por su peso muy a largo plazo, por lo que pueden necesitar tratamiento durante un largo periodo de tiempo.

Síntomas

El más evidente es el de limitar la cantidad de alimentos ingeridos o el de vómitar intencionadamente (más típico de la bulimia, aunque muchas veces los dos trastornos se entremezclan). Además, pueden consumir pastillas diuréticas y laxantes para no engordar. Lo más difícil de la terapia es que reconozcan que están enfermos.
Se puede detectar que una persona sufre anorexia nerviosa tanto por su comportamiento como por sus síntomas.

Los comportamientos típicos de la enfermedad son:

  • Restringir la cantidad de comida
  • Cortar el alimento en pedazos pequeños
  • Hacer ejercicio compulsivamente
  • Comer rápidamente ingentes cantidades de alimento
  • Ir al baño tras las comidas
  • Uso de laxantes, enemas y diuréticos innecesariamente.

Los síntomas pueden ser los siguietnes:

  • Piel amarillenta o manchada
  • Boca seca y cabello fino
  • Caries dentales (por el vómito inadecuado)
  • Pensamiento confuso y lento y mala memoria
  • Depresión
  • Mucha sensibilidad al frío (se tapará con varias capas de ropa)
  • Hipotensión arterial (presión más baja de lo nomal)
  • Ausencia de menstruación
  • Atrofia muscular, es decir, pérdida de tejido muscular así como de grasa corporal
  • Pérdida considerable de peso (más del 15 por ciento del peso normal)

Tratamiento

La más complicado es que el enfermo asuma que tiene un problema, que es la anorexia, no otros (como no tener una figura estilizada) cuya solución es dejar de comer.

Los objetivos del tratamiento son primero restaurar un peso corporal normal y segundo solucionar los problemas psicológicos que han causado la enfermedad.

Se suele conjugar la administración de fármacos para tratar la depresión, con las visitas a un psicoterapeuta y con programas orientados a modificar su comportamiento (terapia conductista). Suelen trabajar en el caso psiquiatras, endocrinos, nutricionistas e incluso ginecólogos.

Se debe hopitalizar al paciente si ha perdido demasiado peso (por debajo del 30 por ciento de los kilos que le corresponden según su edad y altura), si sigue adelgazando a pesar del tratamiento, si sufre complicaciones (como cardiacas) y si está inmerso en una depresión grave o se plantea el suicidio.

Cuando la desnutrición es grave y potencialmente mortal puede ser necesaria una alimentación intravenosa.

Prevención

Las exigencias estéticas de las sociedad contemporánea marcan unos parámetros que pueden destruir los hábitos alimenticios saludables. Por ello, lo único que se puede hacer es favorecer una alimentación equilibrada en nuestros hijos y vigilar su comportamiento respecto a la comida así como su forma de pensar.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar