Los principales síntomas de anginas en los niños

Anginas

Consideraciones generales

Se denomina anginas o amigdalitis a la inflamación de las amígdalas. Es decir, los ganglios linfáticos que se encuentran en la parte posterior de la boca y en la de arriba de la garganta. La causa de esta hinchazón son virus y bacterias que se contagian muy fácilmente.

La infección más común es la producida por la bacteria Streptococcus pyogenes, que afecta principalmente a niños en edad escolar y adolescentes. Las probabilidades de contagio disminuyen a partir de los 18-20 años. Se trata de una enfermedad muy común sobre todo en los meses de invierno y primavera.

Síntomas

Se inician de manera brusca y grave, con fiebre elevada, dolor de garganta intenso y dificultad para tragar. El dolor se puede extender a los oídos y a la cabeza y causar dificultad para abrir la boca. Por lo general, las amígdalas están enrojecidas y pueden tener manchas blancas. 

Tratamiento

No existe un tratamiento específico para la amigdalitis, ya que es el propio organismo el que debe superar la infección por sí mismo. Aun así, los síntomas se pueden aliviar con las siguientes recomendaciones:

  • Reposo en la cama
  • Lavar los dientes con frecuencia para eliminar gérmenes que puedan pasar a la garganta
  • Consumo de líquidos, sobre todo templados y muy fríos para aliviar la molestia. Se recomienda no consumir zumos de naranja u otros cítricos que los ácidos pueden causar aún más irritación.
  • Tomar comida blanda o pastosa
  • Las gárgaras de agua tibia con sal o las pastillas para el dolor de garganta pueden reducir el dolor

Si la causa de la amigdalitis es una bacteria (y no un virus), como el Streptococcus pyogenes, la infección se puede curar con antibióticos (siempre bajo prescripción médica).

Prevención

  • Comer abundantes frutas y verduras, sobre todo las que contienen vitamina C, como cítricos, plátanos, pimientos y espinacas.Abrigarse en época de frío, proteger la boca y nariz, y evitar permanecer con ropa mojada durante mucho rato.
  • Si alguien de tu entorno sufre amigdalitis, los niños pequeños deben mantenerse siempre alejados, ya que los estornudos, la tos y otras secreciones del enfermo pueden provocan la transmisión.
  • No compartir los mismos utensilios, vasos o cepillos de dientes con aquellas personas que padecen dolor de garganta.
  • Ante cualquier síntoma acudir al médico y seguir las indicaciones recomendadas. No debe suspenderse aunque haya mejoría, el tratamiento completo garantiza la desaparición total del microorganismo que causa de la enfermedad.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar