cómo cuidar la piel del bebé

La zona del pañal: cómo cuidar la piel del bebé

La piel de los bebés es muy sensible y a menudo basta el más mínimo roce para irritarla. Por eso es tan importante mantenerse atentos a la zona del pañal, que sufre aún más debido a la falta de aire y la humedad.

¿Por qué la piel del bebé es tan sensible?

La piel de los bebés tiene las mismas capas que la de los adultos, pero es mucho más fina, por lo que es más vulnerable. La capa hidrolipídica y su manto ácido aún no se han desarrollado lo suficiente, por lo que no ofrecen una gran protección. Además, la capa más externa, denominada capa córnea, no es muy densa por lo que cualquier sustancia que entre en contacto con la piel se absorbe con facilidad y llega hasta las capas más profundas, provocando la consecuente irritación.

Todo esto hace que la piel del bebé sea muy sensible, tanto a las sustancias químicas como a los factores del medio y a la acción de los agentes patógenos. El pañal representa un riesgo especial, ya que crea un medio oscuro y húmedo, mientras que la actividad bacteriana de la urea activa ciertas enzimas que irritan la piel. Por eso, la dermatitis del pañal es un problema frecuente en los niños pequeños.

5 consejos para cuidar la piel del bebé

Cambia el pañal lo antes posible. 

cambiar el pañal del bebé

A menudo, quizás debido a la sensación de confianza que nos transmiten los mensajes publicitarios, creemos que los pañales desechables son muy absorbentes y que no es necesario cambiarlos con tanta frecuencia. Sin embargo, no debes esperar hasta que esté empapado, debes cambiarlo lo antes posible para evitar que la piel se irrite.

Extrema las precauciones con la orina. 

Muchos padres piensan que las heces son más problemáticas que la orina y esperan a cambiar el pañal. Sin embargo, en realidad sucede lo contrario, la orina afecta mucho más la piel del bebé y es necesario retirar el pañal aunque solo tenga pis.

Limpia la zona al cambiar el pañal. 

Si el bebé apenas se ha ensuciado, puedes utilizar una toalla húmeda o un poco de agua tibia, pero en otros casos tendrás que lavarle con agua y jabón. Recuerda que no es suficiente conretirar el pañal y colocar uno limpio, debes cerciorarte de que la piel del bebé también quede limpia. Ten en cuenta además que el uso excesivo del jabón y de las toallitas húmedas puede afectar la capa protectora de su piel por lo que es mejor usarlos con moderación y elegir aquellos que no contengan perfumes y no afecten el pH natural.

Aplica cremas protectoras. 

En las tiendas de puericultura podrás encontrar una amplia gama de cremas protectoras que se convierten en una barrera para la piel del bebé. Como regla general, se recomienda que la utilices por la noche, pero si tu bebé es propenso a la dermatitis del pañal, puedes aplicarla cada vez que lo cambies.

Las cremas más eficaces son las que contienen óxido de zinc, aunque también puedes utilizar la vaselina, aunque esta es menos resistente a la fricción del pañal. Ten en cuenta que el talco puede causarle alergias al bebé así que asegúrate de no echar demasiado para que no lo respire. Evita a cualquier precio que sufra de sudamina.

No ajustes mucho el pañal. 

cuidados del bebé en pañales

La piel del bebé no solo se irrita por el contacto directo con las heces y la orina, sino también por colocar el pañal demasiado ajustado. De esta forma impides que circule el aire, fomentas la humedad y, a la misma vez, aumenta la fricción en las zonas ya irritadas. Por tanto, debes colocar el pañal ajustado, pero no demasiado, y evitar siempre los materiales impermeables.