posicion correcta bebe mochila

¿Cuál es la posición correcta del portabebés?

La mejor posición para portear al bebé

Los portabebés son ideales para favorecer el contacto corporal con el bebé y fortalecer el vínculo emocional. Permiten lactar al bebé con mayor facilidad, a demanda y en una posición más discreta en la que la madre puede sentirse más cómoda. También son una excelente alternativa al cochecito de paseo cuando queremos dar un paseo por la playa o tenemos que acceder a lugares más complicados.

Recientemente el Colegio de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid también indicó que el porteo es muy beneficioso para los bebés ya que respeta su fisiología: los miembros inferiores se flexionan ligeramente y los músculos de la espalda se fortalecen, además de evitar la plagiocefalia, que generalmente está causada por las malas posturas cuando los niños pasan mucho tiempo acostados o en el cochecito. Por otro lado, los bebés más pequeños suelen sentirse más cómodos con el porteo ya que están protegidos y el contacto piel con piel les ayuda a regular mejor su temperatura corporal.

Sin embargo, utilizar mal el portabebés puede provocar problemas. No vale cualquier modelo y todas las posturas tampoco son idóneas. Los especialistas también señalan que una mala postura puede dar lugar a problemas en los bebés como la displasia de cadera o las distrofias de miembro inferior.

¿Cómo portear al bebé?

postura correcta porteo

Durante los primeros seis meses de vida del bebé, debes llevarlo en una posición frontal, mirando hacia ti. Así se sentirá más seguro y no estará sometido a una estimulación excesiva. Más adelante algunos padres los colocan mirando hacia adelante, pero esta posición no es muy recomendable ya que su espalda estará más rígida y las piernas colgarán, además de que tu espalda estará sometida a una tensión adicional.

En cualquier caso, para portear al bebé debes asegurarte de que quede en una posición natural, tipo “ranita”, formando una “M”. Para lograrlo, la espalda debe quedar un poco curvada, por eso se desaconsejan los soportes rígidos, y las piernas deben estar flexionadas y abiertas unos 45º, con las rodillas flexionadas por encima de la cadera.

También puedes llevar a tu bebé como si estuviera en la cuna, formando una “C”, con las piernas pegadas, lo cual le permite adoptar la posición que tenía cuando estaba en tu vientre durante las últimas semanas de la gestación. En este caso, debes asegurarte de que su mentón no toque el torso.

A la hora de portear es importante que repartas el peso sobre tus caderas, no sobre la zona lumbar, por lo que el bebé debe quedar lo suficientemente alto. También es importante que las tiras sobre los hombros sean anchas para que el peso se reparta uniformemente, no debes colocarlas cerca del cuello, para no sobrecargar esta zona.

¿Qué portabebés elegir?

Existen diferentes tipos de portabebés, algunos de los más comunes son:

  1. Las mochilas.  Existen diferentes modelos, pero lo más importante es que elijas uno ligero que respete la fisiología de tu bebé. Puedes llevarlas lo mismo al frente que en la espalda, aunque algunas también se pueden llevar en las caderas. Algunos modelos incorporan un soporte para la cabeza de los bebés más pequeños y un reductor especial para ajustarse a su tamaño.

  2. El Mei Tai. Este portabebés se inspira en la forma tradicional de las madres asiáticas de llevar a sus bebés. Se trata de un rectángulo de tela con cuatro tiras que debes pasar por tu cintura y los hombros para luego anudarlas en diferentes posiciones, según como quieras portear a tu bebé. Puedes colocarlo sobre tu pecho, en la espalda o sobre la cadera. Algunos modelos son acolchados, para que el bebé esté más cómodo y otros incorporan un soporte para la cabeza.

  3. El fular. Este portabebés se inspira en la forma en que las madres andinas llevan a sus hijos. Es el modelo más sencillo ya que consiste en un trozo de tela largo que se anuda de diferentes maneras para llevar al bebé en distintas posiciones. También lo puedes usar de frente, en la espalda o en la cadera.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *