Causas que provocan la infertilidad

Las causas más comunes de los problemas de fertilidad en las mujeres

Causas que provocan la infertilidad

La infertilidad es un problema cada vez más frecuente, tanto en los hombres como en las mujeres. Las cifras apuntan que en Estados Unidos la tasa de infertilidad ronda el 10% mientras que en España este número oscila entre el 15 y el 17%.

Lo más preocupante es que estas estadísticas, lejos de disminuir, tienden a aumentar. Las razones son diversas, desde los cambios en la alimentación y el estilo de vida hasta los embarazos en edades cada vez más avanzadas.

Los trastornos que suelen conducir a la infertilidad

1. Endometriosis. 

Se trata de un trastorno que consiste en elcrecimiento del tejido endometrial fuera del útero y tiene un fuerte componente genético. Este problema se debe, esencialmente, a alteraciones en la evacuación del tejido endometrial durante la menstruación por lo que este retorna y se aloja en otras cavidades. Sin embargo, también puede ocurrir debido a la formación de pequeños quistes, llamados endometriomas, que surgen del tejido endometrial que crece fuera del útero y se enquista en el epitelio adyacente.

Por lo general, las mujeres que tienen endometriosis no presentan síntoma alguno, aunque en ocasiones pueden tener un dolor intenso durante el período menstrual o al mantener las relaciones sexuales. En algunos casos se produce un sangrado inusual, que puede ser más o menos intenso. Las opciones de tratamiento son diversas, aunque se conoce que cerca del 40% de las mujeres que apuestan por la cirugía para extraer el tejido anormal pueden lograr un embarazo.

2. Mala calidad de los óvulos. 

La calidad de los óvulos determina la posibilidad de que estos sean fertilizados y lleguen a convertirse en embriones. Sin embargo, en ocasiones la calidad de los óvulos no es buena, ya sea porque no cuentan con la cantidad de cromosomas necesarios, porque no tienen la capacidad para combinar dichos cromosomas con los del espermatozoide o porque no tienen la energía suficiente (aportada por las mitocondrias) para dividirse y sobrevivir una vez que han sido fertilizados.

En estos casos, la mujer no experimenta ningún síntoma evidente. Sin embargo, la buena noticia es que cuando la pareja se somete a una fertilización in vitro con óvulos o embriones de donantes, las probabilidades de concebir el embarazo rondan el 50% por cada ciclo.

3. Problemas de ovulación. 

Se trata de un trastorno muy frecuente, generalmente secundario a una alteración hormonal que impide la liberación de los óvulos maduros desde los ovarios. Sus causas son múltiples, desde un incremento en los niveles de prolactina que impide la liberación de los óvulos hasta problemas para enviar las señales desde el hipotálamo hasta la hipófisis, las regiones cerebrales encargadas de la reproducción.

En estos casos los síntomas suelen ser evidentes pues muchas mujeres presentan períodos menstruales irregulares o incluso sufren de amenorrea. Sin embargo, si recurren a los medicamentos para la fertilidad o a la adopción in vitro, es posible lograr un embarazo. De hecho, las cifras apuntan que cerca del 40% de las mujeres que reciben fármacos para inducir la ovulación logran quedar embarazadas después de algunos ciclos. Cuando se combinan los medicamentos con la inseminación artificial el porcentaje de éxito oscila entre un 9% y un 15%, llegando a un 35% cuando se apuesta por la fertilización in vitro.

4. Obstrucción de las Trompas de Falopio. 

Cuando las Trompas de Falopio se obstruyen los espermatozoides no pueden llegar a fecundar los óvulos, ni los óvulos pueden implantarse en el útero, es decir, no ocurre la fertilización. Por lo general, este problema suele ser el resultado de un trastorno inflamatorio pélvico, por infecciones de transmisión sexual (sobre todo por la clamidia) o debido a una cirugía de esterilización.

La mujer con las Trompas de Falopio obstruidas casi nunca presenta síntomas, lo descubre cuando desea concebir y no lo logra. Sin embargo, con el tratamiento para desobstruir las trompas las posibilidades de tener un bebé son elevadas. De hecho, se conoce que la cirugía para limpiar las trompas, y dependiendo de la gravedad de la obstrucción y del tejido cicatricial que se desarrolle después del procedimiento, las probabilidades de concebir pueden ser de un 60%. Asimismo, las parejas que deciden acudir a la fertilización in vitro tienen entre un 10% y un 40% de posibilidades de concebir en cada ciclo.

5. Síndrome de ovarios poliquísticos. 

Este trastorno de origen endocrino causa uno de los desequilibrios hormonales más comunes en la mujer durante su etapa reproductiva. Se trata de una alteración de origen desconocido que provoca que los folículos pequeños no se desarrollen adecuadamente hasta madurar y dar lugar a los óvulos. De esta manera, el patrón de ovulación suele ser bastante inestable y en algunos casos incluso se puede llegar a la anovulación.

Los síntomas se presentan con periodos menstruales muy irregulares, un crecimiento excesivo de vello y acné facial debido al exceso de actividad androgénica (hormonas masculinas), así como un marcado sobrepeso, sobre todo en la zona abdominal. Sin embargo, una vez diagnosticado, este problema se puede tratar y la mujer tiene un 40% de probabilidades de salir embarazada.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar