consejos para quedar embarazada

7consejos para cuidar la dieta antes del embarazo

La alimentación antes del embarazo

Durante el embarazo la dieta de la madre es un factor clave para que el bebé se desarrolle de manera saludable. Sin embargo, muchas personas desconocen que la alimentación también es un factor esencial antes del embarazo y que a veces incluso puede marcar la diferencia entre quedarse embarazada o no. Y es que la dieta incide directamente sobre la fertilidad femenina, potenciándola o reduciendo las probabilidades de que tenga lugar un embarazo.

Antes de Quedar Embarazada – 20 Consejos Fundamentales

En este sentido, un estudio desarrollado por el Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública y el Instituto Cultura y Sociedad de la Universidad de Navarraha evidenciado que la dieta mediterránea puede tener una incidencia positiva en la fertilidad de las mujeres, mientras que la dieta occidental puede entorpecer el logro de un embarazo. De hecho, en esta investigación se apreció que quienes optaban por la dieta mediterránea tenían un 44% menos de probabilidades de tener que acudir al médico por problemas de fertilidad, en comparación con las mujeres que apostaban por un estilo alimenticio más occidentalizado.

Además, la dieta antes del embarazo no solo incide en las probabilidades de concebir sino también en las oportunidades de desarrollar un embarazo exitoso y saludable. De hecho, se conoce que haber mantenido una dieta sana y balanceada antes del embarazo reduce el riesgo de complicaciones durante la gestación como el desprendimiento placentario, las alteraciones cromosómicas o la muerte fetal intrauterina. Asimismo, disminuye las probabilidades de que aparezcan malformaciones en el bebé, incide positivamente en la formación del tubo neural y contribuye a una estructuración genética adecuada.

Siete consejos para mantener una dieta adecuada antes del embarazo

  1. Incluye alimentos frescos y naturales. Por lo general, los alimentos naturales son más saludables y nos aportan una mayor cantidad de nutrientes. Por eso, se recomienda que desde que comiences a pensar en tener un bebé, refuerces tu dieta cotidiana con vegetales, frutas, legumbres y verduras.
     
  2. Apuesta por alimentos ricos en ácidos grasos omega 3. El omega 3 es un tipo de ácido graso que ayuda a regular el metabolismo y proporciona la energía suficiente para el proceso de división celular. Además, también interviene en el desarrollo neural del feto. El omega 3 se encuentra fundamentalmente en alimentos como los pescados azules (bonito, salmón, sardina) y las algas.
     
  3. Opta por alimentos ricos en minerales. Los minerales como el hierro, el zinc, y el calcio son esenciales para el desarrollo del tubo neural del feto y para el crecimiento osteomuscular y la formación de sus órganos. Puedes encontrarlos en los vegetales de hoja oscura como la acelga, la espinaca, la lechuga y los guisantes, en las legumbres como las lentejas y en las frutas como el plátano, la lima y la piña.
     
  4. No olvides las vitaminas. Las vitaminas como la A, E, B6 y al ácido fólico son esenciales para el proceso de división celular, la adecuada implantación del óvulo y la correcta formación del sistema nervioso del feto desde los primeros meses del embarazo. Por eso, es conveniente que consumas aceites vegetales, frutas frescas, legumbres, frutos secos y alimentos ricos en proteínas como los huevos y las carnes (preferentemente la carne de ave en vez de las rojas).
     
  5. Productos lácteos a voluntad. Los productos lácteos como la leche, el queso, el yogurt y el helado son alimentos ricos en calcio, en grasas y proteínas por lo que resultan esenciales para el desarrollo del embarazo. Además, los lácteos son una de las fuentes de alimentación más completas para proporcionarle al bebé los nutrientes que necesita para crecer. No obstante, recuerda que son preferibles los quesos frescos a los curados, el yogurt sin azúcar y la leche descremada.
     
  6. Evita el consumo de cafeína, alcohol y bebidas azucaradas. Consumir alimentos ricos en azúcares o que contengan cafeína o alcohol puede afectar el desarrollo del embarazo provocando alteraciones en la implantación ovular, en la nutrición del feto y su crecimiento. Por eso, es mejor que evites estas bebidas.
     
  7. Excluye los alimentos ricos en grasas trans y carbohidratos simples. Las grasas trans y los carbohidratos simples, además de provocar alteraciones durante el embarazo, como el sobrepeso, la obesidad, la diabetes y otros problemas metabólicos, también pueden afectar la formación osteomuscular y el metabolismo del bebé. Por eso, evita los alimentos precocinados, la bollería industrial, la mantequilla y los aperitivos salados.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar