ansiedad y embarazo

Ansiedad: la gran enemiga de la fertilidad

La ansiedad afecta de forma seria a la fertilidad

Una vez que la pareja decide embarcarse en la aventura de tener un bebé, comienzan un viaje nuevo, diferente y, a veces, con tintes angustiantes. Cuando la pareja lo intenta una y otra vez y no logran concebir es normal que la ansiedad siente casa. Sin embargo, la ansiedad es uno de los enemigos más acérrimos de la fertilidad.

¿Por qué aparece la ansiedad?

La ansiedad es una respuesta ante una situación que percibimos como amenazante o ante la cual nos sentimos indefensos.

Cuando la pareja se da cuenta de que no pueden concebir, es normal que ambos se preocupen y angustien, sobre todo porque tendrán la tendencia a ver todo negro e imaginar el peor escenario posible. Entonces sobreviene esa sensación de angustia difusa y estrés.

Por otra parte, las mujeres que se someten a un tratamiento hormonal son aún más propensas a sufrir ansiedad, lo cual no es extraño ya que todos los estados emocionales están modulados en parte por el sistema neurohormonal. Por eso, es normal que un día se sienta triste, al otro irritable y al día siguiente ansiosa.

De hecho, un estudio publicado en la revista ‘Human Reproduction’ ha desvelado que muchas de las mujeres que se someten a tratamientos de fertilidad sufren ansiedad. En esta investigación se trabajó con 445 mujeres (114 de ellas españolas) que tenían dificultades para concebir, un grupo actuó como control ya que no había seguido ningún tratamiento de fertilidad pero otro grupo se estaba sometiendo a este o lo había seguido durante los dos últimos años.

Así se pudo apreciar que un tercio de las participantes reconocieron que se sentían muy preocupadas y la mitad afirmó que se habían sentido avergonzadas o que creían que habían fallado como mujeres.

Entre las causas más frecuentes de la ansiedad se hallaban las inyecciones y el deterioro de la relación de pareja. Muchas también refirieron un estado de ansiedad vinculado al sexo y emociones negativas como la frustración y la impaciencia.

Además, las estadísticas muestran que entre un 15 y un 45% de las parejas abandonan el tratamiento de reproducción asistida debido al estrés y la ansiedad a la que están sometidos. Después del segundo o tercer ciclo, la tasa de abandono aumenta al 60%.

¿Puede la ansiedad disminuir las probabilidades de concebir?

Los resultados de los estudios científicos son contradictorios. Hay algunas investigaciones que afirman que los niveles demasiado elevados de estrés y ansiedad repercuten negativamente en la salud reproductiva de la mujer e incluso afectan la calidad del semen del hombre. En estos estudios se ha estimado que la ansiedad afecta en un 20% la capacidad ovulatoria y disminuye en un 30% las probabilidades de que un óvulo sea fecundado.

Uno de los estudios más recientes fue realizado en la Universidad de Emory y analizó a 16 mujeres que tenían problemas para ovular. Los investigadores hallaron que muchas de ellas tenían niveles elevados de cortisol, la hormona del estrés.

Ocho de estas mujeres fueron sometidas a una terapia cognitivo-comportamental en la cual le enseñaban a relajarse y manejar el estrés y los pensamientos negativos asociados a la fertilidad. Al cabo de 20 semanas, el 80% de ellas había comenzado a ovular de nuevo, mientras que en el otro grupo (aquellas que no recibieron tratamiento), solo el 25% ovuló.

Sin embargo, un megaestudio que comprendió 3.583 mujeres, llegó a la conclusión de que el estrés y la ansiedad no afectan las probabilidades de que la mujer quede embarazada.

Por el momento, no se ha dicho la última palabra pero lo cierto es que aunque el estrés y la ansiedad no afecten directamente la capacidad para concebir, se trata de estados emocionales negativos que no mejoran nuestra calidad de vida ni le hacen bien a la relación de pareja por lo que, ya sea por una razón u otra, lo mejor sería desterrarlos por completo. O al menos intentar mantenerlos bajo control.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar