momnesia

¿Qué es la momnesia?

5 consejos que te ayudarán a lidiar con la momnesia

El embarazo y la maternidad cambian muchas cosas de la vida. Tener un bebé es una experiencia maravillosa pero también implica nuevas responsabilidades y preocupaciones. Por eso, es normal que a veces la madre olvide algunas cosas, que no recuerde dónde dejó las llaves o que confunda el horario de la cita con el médico. Sin embargo, cuando esos olvidos se vuelven más frecuentes, podemos hablar de momnesia, un término acuñado por la pediatra Tanya Altman para referirse a los olvidos frecuentes que sufren las embarazadas y las madres recientes.

Benditas, malditas hormonas

La pérdida de memoria es un problema bastante común durante el embarazo, sobre todo en las madres primerizas. Algunas mujeres comienzan a notar esos pequeños despistes y olvidos cuando entran en el segundo trimestre de la gestación, aunque en otros casos el problema puede surgir después de haber dado a luz. No obstante, como regla general, la mujer recupera su memoria al cabo de los seis o doce meses después de haber tenido a su bebé.

La momnesia depende, en parte, de los cambios hormonales que sufre la madre durante el embarazo. De hecho, se ha apreciado que niveles elevados de hormonas como la oxitocina, el estradiol, el cortisol, la prolactina y la progesterona pueden llegar a afectar la atención y la memoria. En algunos casos esos cambios hormonales incluso pueden causar lo que se conoce como “neblina mental”, por lo que a la madre también le resultará difícil pensar y concentrarse.

Las prioridades de la madre cambian, su cerebro también

La momnesia no se debe únicamente a los cambios hormonales, en su base también se encuentran transformaciones más complejas a nivel cerebral. De hecho, los neurocientíficos han apreciado que durante la gestación algunas estructuras del cerebro emocional funcionan de manera relativamente diferente.

Por ejemplo, la amígdala, que está relacionada con las respuestas emocionales de miedo y ansiedad, comienza a trabajar a máxima capacidad. Se trata de un mecanismo natural que se activa para que la madre sea más sensible ante las necesidades de su bebé y lo mantenga a salvo de peligros potenciales.

En práctica, lo que ocurre es que el cerebro de la mamá se vuelve “hipervigilante”, es como si se sintonizara en la frecuencia del llanto y los sonidos que emite el bebé, de manera que el resto de las tareas pasan a un segundo plano. Por tanto, para satisfacer esas nuevas demandas, el cerebro materno reestructura su funcionamiento habitual y destina más recursos a atender al bebé, en detrimento de aquellas tareas que considera menos importantes.

Consejos que te ayudarán a lidiar con la momnesia

Elimina el estrés.

La momnesia puede agudizarse como resultado del estrés, la ansiedad y las preocupaciones, por lo que es importante que dediques algunas horas de la semana a relajarte. Recuerda que para cuidar bien de tu bebé, primero debes cuidar de ti.

Aprende a delegar. 

No es necesario que te encargues de todo, tu bebé no necesita una súper mamá. Por tanto, apóyate en tu pareja, familia y amigos, pídeles que te ayuden con esas pequeñas tareas cotidianas para que puedas tener un poco más de tiempo para ti y descanses.

Apunta todo. 

Una excelente estrategia para descongestionar la memoria consiste en apuntar todas las citas o tareas del día, así no tendrás que preocuparte por mantener toda esa información en mente. De hecho, también puedes recurrir a diferentes aplicaciones móviles que te ayudarán a gestionar mejor tanto las tareas del hogar como la lactancia materna.

Bebe mucha agua. 

El agua no solo te ayudará a mantenerte hidratada sino que también mejora tu memoria a corto plazo. Así lo confirma un estudio publicado en la American Journal of Clinical Nutrition en el que se apreció que a las personas que no habían bebido agua les resultó más difícil resolver las pruebas de memoria.

Lleva una dieta sana. 

Llevar una dieta saludable también puede ayudarte a recuperar más rápido la memoria. Según una investigación publicada en The Archives of Internal Medicineel beta-caroteno de las zanahorias mejora la memoria, sobre todo la memoria verbal. Además, según un estudio publicado en la revista Nature, deberías incluir alimentos ricos en ácidos grasos omega-3 ya que son ideales para facilitar la sinapsis y potenciar la memoria. 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar