tetinas

¿Cómo limpiar el biberón? Métodos para esterilizar los biberones

Limpiar bien el biberón es importantísimo para que no se establezcan gérmenes ni se reproduzcan. Eso podría causar una infección en el bebé.

Aquí te contamos cómo se puede limpiar bien el biberón y cómo esterilizarlo mejor.

En sus primeros meses de vida, los bebés son mucho más vulnerables a las bacterias, gérmenes y otros agentes patógenos. Por eso es tan importante limpiar bien el biberón.

Antes del primer uso se deben lavar con agua y jabón, y esterilizar todos los biberones, tetinas y chupetes.

Durante el primer mes del bebé se recomienda limpiar el biberón después de cada uso y luego diariamente. A partir de los 4 meses, cuando el bebé se lleva todo a la boca, será innecesario hacerlo salvo por precaución, realizando una esterilización cada 15 días para evitar que los residuos de la leche o jugos puedan generar gérmenes.

Quizá parece excesivo pero limpiar el biberón desempeña un papel importante puesto que la inmadurez del sistema inmunológico del bebé no podría luchar bien contra las infecciones gastrointestinales provocándole diarrea o deshidratación. Para que no te quede ninguna duda hemos reunido en este artículo toda la información que necesitas para higienizar los biberones.

Usar varios biberones

Compra los biberones en nuestra tienda

Dado que limpiar el biberón conlleva algún tiempo, es mejor tener algunos biberones más en casa, para poder dar al bebé los distintos biberones del día. Así puedes ahorrar tiempo limpiando todos los biberones una vez al día, y mientras los limpias todavía tengas uno limpio disponible.

Limpiar el biberón: Enjuagarlo

Antes de esterilizarlo debes aclararlo y limpiar bien el biberón para que no haya ni rastro de leche. Esto no es sólo para los biberones, sino también para la tetina y el cuello del biberón que cierra la botella. Para evitar que la leche se quede en las grietas o  en sitios difíciles de alcanzar, lo que complicaría la posterior esterilización, es importante que enjuagues bien todos los complementos y el mismo biberón enseguida después de usarlo con abundante agua corriente. Procura que el orificio de succión esté limpio y sin obstrucciones.

Después puedes limpiar a fondo todos los elementos con un estropajo o un cepillo, con detergente líquido a fondo. Hay cepillos especiales para biberones que se pueden comprar en la farmacia, que están hechos de manera que se puede llegar fácilmente a todos los puntos dentro del frasco. Las cuerdas de estos cepillos se hacen generalmente de un material blando como caucho o espuma para no rayar el biberón.

Muchos biberones tienen un cepillo grande y largo para el interior de la botella y otro de pequeño para limpiar la tetina. Algunos fabricantes de biberones y tetinas tienen cepillos pensados para cada modelo y producto, por lo que seguro que encuentras lo más apropiado.

Después de limpiar el biberón y la tetina con detergente es importante que los enjuagues bien con agua corriente. Hay quien utiliza el detergente para bebe del mercadona. Una vez has quitado los residuos de jabón puedes comenzar con la esterilización.

En los primeros seis meses esterilizar todos los días

Hay diferentes maneras de esterilizar los biberones para tu bebé. Además del método clásico de hervir, puedes esterilizar mediante la vaporización con el vapor de agua caliente, o con soluciones químicas especiales.

¿Esterilizar en el lavavajillas?

A menudo surge la pregunta de si los biberones se pueden esterilizar o no en el lavavajillas. La respuesta es no.

En primer lugar, los programas de lavado a menudo no son lo suficientemente calientes para matar los gérmenes y las bacterias, ya que sólo limpia a 70 ° C. Incluso si se selecciona un programa, donde la temperatura es suficientemente alta como para desinfectar completamente, en el lavavajillas se lavan otras cosas que podrían impedir que la limpieza fuera del todo correcta.

Limpiar el biberón: Hervir

El método clásico para esterilizar los biberones y los accesorios es hervirlo todo en una olla grande con agua. Tetinas y biberones deben estar al menos tres minutos en agua hirviendo, para asegurar que las bacterias y los gérmenes mueren. Es importante que la olla que uses para esterilizar biberones la uses sólo para eso, para que no se mezclen residuos y otros posibles gérmenes, y la limpieza se adel todo higiénica. Quizás no es la forma más práctica de limpiar el biberón, pero es la más sencilla, económica y efectiva.

Precaución: Generalmente los biberones de plástico no pueden hervirse ya que podrían derretirse.

Hervir la tetina antes del primer uso

Antes de utilizar una tetina por primera vez, debes hervirla con cuidado, por lo menos durante diez minutos, para eliminar todas las sustancias nocivas. Para escoger la mejor tetina puedes consultar nuestro artículo Látex o silicona. Las tetinas de biberón para saber sus ventajas e inconvenientes.

Esterilizador eléctrico de vapor

Otra posibilidad para limpiar el biberón es el vaporizador. Se trata de un dispositivo eléctrico que permite esterilizar el biberón y sus accesorios mediante vapor. Normalmente están compuestos de cinco o seis piezas que son de fácil montaje y desmontaje para que puedan limpiarse con facilidad. La mayoría también tienen una bandeja para escurrir y guardar todos los componentes esterilizados. El vaporizador se cierra con una tapa y funciona conectando eléctricamente un depósito de agua que se calienta hasta que se evapora y esteriliza los elementos. Después de aproximadamente 10 a 15 minutos los biberones y accesorios son esterilizados.

El uso de un vaporizador es generalmente más práctico que hervir los biberones, primero no se debe hervir mucha agua, en segundo lugar se puede usar tanto por biberones de plástico como de cristal. En contraposición un esterilizador de biberones ocupa mucho espacio y no es barato.

Esterilizar en el microondas

Para limpiar el biberón también puedes utilizar el microondas. Para ello se necesita un esterilizador especial para microondas. Se parece a un recipiente (un bol grande) en el que se pone una pequeña cantidad de agua. Después de introducir en él los biberones y tetinas, el bol se cierra con una tapa especial y se calienta durante poco tiempo en el microondas. El vapor resultante mata a los gérmenes. La ventaja de este tipo de vaporizador que es relativamente barato, ocupa menos espacio que los dispositivos eléctricos por lo que es más fácil de transportar o almacenar. Sin embargo, no todos los biberones son aptos para el microondas, por lo que conviene informarse de antemano.

Biberones autoesterilizables

También existen biberones que tienen un funcionameiento de autoesterilizarse en el microondas. En la parte inferior tienen un pequeño depósito con cierre donde se coloca un poco de agua. Luego el biberón puede ir directamente al microondas y tras unos 3 minutos el biberón está esterilizado por el vapor de agua que ha generado.

La esterilización con agua fría

Para la esterilización en frío necesitas unas pastillas especiales que se disuelven en un recipiente con agua hervida. El recipiente debe ser lo suficientemente grande y tener una tapa, de modo que nada caiga en él durante la esterilización.

Cuando las pastillas se han disuelto por completo, coloca las piezas dentro del recipiente, para que sean esterilizadas por completo deben estar totalmente cubiertas por agua. Asimismo, asegúrate de que no queden burbujas de aire en los recipientes, ya que esto impediría eliminar por completo los gérmenes. Cierra de nuevo el recipiente con la tapa. Después de unos 30 minutos los biberones y las tetinas estarán esterilizados. Luego debes lavar bien todo con agua hervida. Una vez terminado puedes tirar el agua con esterilizante por el fregadero pues necesitarás cada día una pastilla nueva.

No te preocupes: Aunque la solución es muy eficaz contra las bacterias y los gérmenes, es completamente inofensiva para los seres humanos.

No importa cómo esterilices los biberones, pero para que el esfuerzo no haya sido en vano, al terminar debes secarlos bien y mantenerlos limpios. En las tiendas especializadas para bebés hay cajas especiales en las que puedes guardar botellas esterilizadas. Otra opción es dejarlos boca abajo encima de un paño de cocina limpio, o simplemente dejarlos dentro del esterilizador.

¿A partir cuando no esterilizar?

Una vez que tu bebé sea más y más movido y empieze a ponérselo todo en la boca, ya no será necesario esterilizar las botellas. Aproximadamente desde el sexto mes será suficiente limpiar bien el biberón con jabónpara lavar los platos o incluso en el lavavajillas. Ten en cuenta, pero, que los lavavajillas son más agresivos y podrían dañar de forma permanente los biberones de plástico.

La tetinas y chupetes deben continuar siendo esterilizados incluso después del sexto mes, ya sea hirviéndolos o de otra manera.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *