beneficios de la natación en bebés

7 beneficios de la natación en bebés

Cómo beneficia la natación en los bebés

Muchos padres esperan a que sus hijos sean mayores para inscribirlos en un curso de natación. Sin embargo, a veces esperar demasiado es contraproducente ya que puede haberse instaurado en el niño el miedo al agua.

Lo más conveniente es comenzar desde los primeros meses de vida. De hecho, la natación para bebés no solo es una experiencia agradable y divertida sino que también conlleva diferentes beneficios para el desarrollo psicofísico del pequeño.

Cuando el bebé está en el vientre de la madre, lo envuelve el líquido amniótico por lo que durante los primeros días después del nacimiento mantiene algunas habilidades básicas que le permiten desenvolverse bien en el agua, como el reflejo natatorio y de apnea.

No obstante, con el paso del tiempo estos reflejos desaparecen y algunos niños comienzan a tenerle miedo al agua.

Por eso se recomienda que los bebés practiquen natación, de esta manera potencian las capacidades que ya tienen al nacer.

Los diferentes hitos de la matronatación

La natación para bebés, también conocida como “matronatación”, no solo potencia el desarrollo del pequeño sino que también refuerza los vínculos con la madre o el padre.

Cuando el bebé se familiariza con el agua antes de los seis meses, aprende a utilizar el reflejo de apnea; es decir, bloquea las vías respiratorias cuando está debajo del agua. También potencia el reflejo natatorio ya que aprende a moverse agitando sus brazos y las piernas. Sin embargo, eso no significa que sea autónomo ya que aún no es capaz de volver a la superficie por sí solo por lo que es necesario contar con la ayuda de un instructor y no separarse de su lado.

Más tarde, entre los 9 y 12 meses, cuando el bebé ya gatea, aprenderá a flotar y a desplazarse en una dirección determinada bajo el agua. En este momento el reflejo natatorio adquiere un carácter voluntario. A esta edad los niños nadan como un perrito y ya son capaces de volver a la superficie por sí solos.

Entre el primer y el segundo año de vida, los niños que ya han estado en contacto con el agua son capaces de nadar, bucear, flotar y jugar sin problemas.

Estos son los beneficios del deporte en niños.

Por supuesto, en esta etapa aún no dominan los movimientos profesionales de la natación, estos los aprenderán un poco más tarde. De hecho, el objetivo de la matronatación no es formar a pequeños nadadores sino lograr que los niños se sientan cómodos en el agua, que puedan desenvolverse en esta y no le tengan miedo.

beneficios de la matronatación

Siete beneficios de la matronatación

Se refuerza la actividad cardiaca y los pulmones se hacen más fuertes porque el bebé aprende a respirar correctamente al activar la respiración abdominal y poner en movimiento el diafragma.

Al tener que vencer la resistencia que ofrece el agua, el bebé desarrolla una mayor fuerza muscular, algo que le ayudará más tarde, cuando llegue el momento de gatear o caminar.

Mejora notablemente su coordinación y agilidad ya que ante la ausencia de gravedad logra coordinar sus movimientos con más armonía, lo cual le será de gran ayuda en el momento de dar sus primeros pasos.

La acción del agua activa la circulación y estimula las terminaciones nerviosas convirtiéndose en una excelente fuente de estimulación sensorial para el bebé.

Activa sus reflejos y, al sentirse seguro en este medio, no desarrolla el miedo al agua.

Establece un vínculo afectivo con los padres y potencia la confianza, además de estimular la socialización ya que en la piscina encontrará a otros niños de su misma edad.

La actividad en el agua le ayuda a liberar energía, lo cual redundará en su estado de ánimo, haciendo que el bebé esté más relajado, menos irritable y duerma mejor.