¿Para qué sirve la gimnasia de espalda?

¿Para qué sirve la gimnasia de espalda?

Ejercicios localizados

Unas semanas después del parto, te sentirás de nuevo en forma. Ni el embarazo ni el parto acabarán con tu espalda. Para ello es fundamental la gimnasia especialmente en el área de la espalda.

Durante el embarazo la piel se vuelve más flexible debido al aumento de hormonas. Después del parto, el cuerpo vuelve a cambiar, aunque el útero y la barriga aún continuarán muy flexibles. El fondo pélvico es especialmente importante porque apoya toda la musculatura de la espalda, los órganos de la barriga y los hombros y brazos. Con la gimnasia para la espalda fortalecerás la musculatura del fondo pélvico así como mejora la retención de la orina, que ha podido verse alterada por el parto. Los ejercicios puedes aprenderlos en el hospital o con una matrona.

¿Porqué es bueno hacer un curso de gimnasia para la espalda?

Para prevenir la flacidez en tu suelo pélvico.

Para evitar las molestias en el conducto urinario cuando toses, estornudas, etc.

Para mejorar el sexo

Para evitar dolores en la espalda o en los hombros

Para aprender ejercicios que se puedan hacer fácilmente en casa

Para volver a tener la figura de antes del embarazo

¿Cuándo puedes comenzar?

Tan rápido como puedas después del parto, deberías comenzar con la gimnasia para la espalda, para comenzar a rehacer tu musculatura. Si antes del embarazo solías hacer deporte, y el parto ha tenido lugar sin complicaciones, podrás empezar rápido. Si has tenido problemas de salud durante el embarazo o has tenido una cesárea, tendrás que esperar un poco. Normalmente se comienza cuatro meses después del parto y se continúa hasta los nueve meses. Si sientes que aún está muy flácido tu suelo pélvico, puedes seguir con la gimnasia más tiempo.

Ejercicios simples para después del parto

Trata de planear al menos diez minutos diarios para los ejercicios. Busca un lugar ttranquilo para hacer los ejercicios. Más tarde podrás hacerlos miestras estás esperando cualquier cosa, como por ejemplo en la cola del supermercado.

Ejercicio 1: El suelo pélvico

En un primer momento es suficiente si te tumbas sobre la espalda y estiras y relajas el suelo pélvico tantas veces como te sea posible. Si el parto ha tenido lugar hace varias semanas, trata de tumbarte formando una línea con pechos, cabeza y suelo pélvico. Las piernas están estiradas y los brazos uno a cada lado del tronco. Respira y relaja el suelo pélvico.

Ejercicio 2: La espalda

Colócate en el suelo a cuatro patas y procura que tu espalda haga una línea recta con el cuello. Estira la pierna derecha y el brazo izquierdo. Relaja. Repite al contrario.

Ejercicio 3: La barriga

Para este ejercicio necesitarás una pelota de fitnes. Túmbate sobre la pelota, y levanta el cuerpo suavemente con los brazos. Los brazos han de estar perpendiculares al suelo. Relaja el suelo pélvico y esitra la cabeza hacia arriba sacando el trasero. Después hacia dentro bajando la cabeza. Trata de mantener la respiración. Repite de tres a diez veces, sin extenuarte.

Ejercicio 4: Dilatar

Túmbate sobre la espalda y lleva tu rodilla hasta el pecho. Después repite con la otra pierna. balancéate despacito a derecha e izquierda en esta posición.

Consejos para acabar

Si te resultan demasiado difícil reconocer los músculos del suelo pélvico, trata de introducir un dedo en la vagina y apretarlo. Los músculos que aprietan son los músculos del suelo pélvico.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar