hipotiroidismo y embarazo complicaciones

Hipotiroidismo e hipertiroidismo en el embarazo

Hipotiroidismo e hipertiroidismo

Aunque se trata de dos condiciones aparentemente contradictorias, el surgimiento del hipotiroidismo e hipertiroidismo en el embarazo es bastante frecuente. Asimismo, ambas pueden ser diagnosticadas y tratadas de forma eficaz.

El hipotiroidismo es una condición en la que el organismo produce pocas hormonas tiroideas; por el contrario, cuando hablamos de hipertiroidismo nos referimos a una producción excesiva de dichas hormonas. Ambas condiciones requieren de diagnóstico y tratamiento, especialmente cuando se presentan durante la gestación.

El hipotiroidismo e hipertiroidismo durante el embarazo pueden diagnosticarse mediante exámenes de sangre que muestren el nivel de las hormonas y la cantidad de yodo existente. A partir de los valores observados se planificarán los tratamientos.

El hipotiroidismo

De acuerdo con la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) más de 700 mil españoles padecen de hipotiroidismo, un trastorno que aparece con mayor frecuencia en mujeres que en hombres. Las autoridades del SEEN han manifestado que las mujeres muestran una mayor propensión a las condiciones autoinmunes, las que tienen un rol fundamental en los desórdenes de la tiroides.

Según los estudios realizados por la SEEN, el 50% de los pacientes de hipotiroidismo son diagnosticados al consultar por otras dolencias. Cansancio constante, imposibilidad para tolerar bajas temperaturas, problemas de memoria y una concentración deficiente son algunas de las señales que indican la escasez de hormonas tiroideas.

La aplicación de tiroxina, un medicamento que estimula la generación de hormonas tiroideas, es el tratamiento más común. 

El hipertiroidismo

Ésta es una enfermedad menos común que el hipotiroidismo pero que debe ser tratada con la misma urgencia, especialmente durante el embarazo. Puede reconocerse por síntomas como taquicardia, dificultad para conciliar el sueño, temblores y pérdida de peso.

Una de las mayores complicaciones en los casos de hipotiroidismo e hipertiroidismo en el embarazo es el efecto de los medicamentos utilizados para contrarrestar dichas enfermedades. El metimazol y el carbimazol son muy empleados para tratar el hipertiroidismo, aunque el hecho de que ambos pasen a la leche materna hace que muchos expertos prefieran otras alternativas, como el propiltiuracilo.

Es muy común que las madres tratadas por cualquiera de las dos condiciones opten por no dar pecho a sus hijos, prefiriendo alimentarlos mediante biberón.

Las causas

El hipotiroidismo e hipertiroidismo en el embarazo aparecen como consecuencia de alteraciones en la glándula tiroides, la que se encarga de regular el metabolismo y producir proteínas, entre otras funciones. Las enfermedades autoinmunes, los tumores y las irregularidades de yodo en la dieta pueden ocasionar cualquiera de las dos.

Si se habla de hipotiroidismo, las enfermedades autoinmunes (como la tiroiditis de Hashimoto) son las principales responsables. Otras posibles causas son los tratamientos de cáncer con radiación o la aplicación de ciertos medicamentos (Amiodarona o litio); la edad avanzada es un elemento agravante, fundamentalmente para las mujeres.

La enfermedad de Graves, que ocasiona un aumento en la producción de hormonas tiroideas, es la principal explicación del hipertiroidismo. La condición también puede presentarse cuando hay tumores que afecten a la glándula tiroides.

La confección de una dieta adecuada y un tratamiento delineado por un profesional son dos factores importantes para la seguridad de la mujer embarazada.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *