Pasos a seguir para que el bebé logre dormir solo

Método para que el bebé duerma solo

Pasos a seguir para que el bebé logre dormir solo

Sucede a menudo que muchos niños adquieren hábitos de sueño incorrectos debido a que  se acostumbran a dormir con sus padres durante un tiempo demasiado prolongado. Este problema se suele identificar durante una semana más o menos, si durante este periodo el niño no se ha acostumbrado a dormir solo será conveniente visitar a un especialista para ayudarle y hacer el proceso más llevadero para el bebé.

El objetivo principal es que el niño logre conciliar el sueño sin preocuparse por tener a sus padres al lado, y el proceso solo tendrá éxito si las personas a cargo del mismo saben cómo actuar en este tipo de situaciones.

Por este motivo el Instituto de Investigaciones del Sueño ofrece un tratamiento aplicable a todos aquellos bebés que no puedan o les cueste dormir solos por las noches. Es preciso elaborar un diario del sueño para poder llevar un control al detalle de las evoluciones del sueño del niño. El proceso consiste en 8 sencillos pasos que podemos seguir durante los días en los que intentamos que el bebé duerma solo:

  • Poner al bebé en la cama con sus juguetes y peluches favoritos, si se acostumbra a dormir con estos objetos los asociará con el sueño. De este modo si se despierta en medio de la noche y los ve su lado podrá volver a dormirse con facilidad.
  • El habitación del bebé debe estar adaptado a sus necesidades, si le gusta dormir con una lámpara, es conveniente dejarla encendida. La temperatura debe ser confortable y es preciso que no haya ruidos que puedan asustar al bebé durante la noche.
  • Los papás pueden tranquilizar al niño hasta que se quede tumbado en la cama o la cuna tranquilamente, es conveniente abandonar la habitación antes de que el niño se quede dormido para que logre conciliar el sueño por sí mismo.
  • Si el niño se pone a llorar durante la noche no hay que acudir inmediatamente, transcurridos dos minutos los padres podrán ir a tranquilizar al bebé sin sacarlo de su cama. Cuando el bebé esté tranquilo es preciso abandonar la habitación antes de que se haya dormido. Si el bebé vuelve a llorar, el tiempo de espera deberá ser mayor (de 2 a 5 minutos). Será necesario repetir el proceso tantas veces como sea necesario hasta que el bebé logre conciliar el sueño.
  • Para que el bebé no sienta que cada vez que lloré los padres van a estar allí, es conveniente ir alargando los tiempos de espera a medida que avanzan las noches. Normalmente, los resultados empiezan a notarse después de la tercera noche.
  • El bebé puede percibir las actitudes negativas de sus padres producidas por el cansancio, por este motivo es importante no mostrar enfado ni frustración cada vez que el pequeño se ponga a llorar.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *