¿Cuánto biberón toma un bebé?

Cuando los padres se plantean el biberón como modo de alimentar al bebé, se les llena la cabeza de preguntas. Una de las más frecuentes es cada cuánto deben darle un biberón al bebé para que crezca y se desarrolle perfectamente.

Aquí te informamos de la cantidad ideal de leche y el número de tomas necesarias.

Cuando tu bebé acaba de nacer todavía es pequeño y se ve muy frágil. Es obvio entonces que te preocupe que tome suficiente biberón, especialmente los primeros meses de vida, para que crezca sano y fuerte. Pero no te preocupes, siempre y cuando el bebé esté activo y alerta, generalmente no hay problema de alimentación. De todas maneras, por si te quedas más tranquila o en algún momento tienes dudas, aquí te damos los valores aproximados de la frecuencia y las cantidades de leche que un bebé toma al día.

Las primeras semanas, muchas tomas de biberón pequeñas

En las primeras semanas después del nacimiento, las tomas de biberón dependerán de lo que quiera el bebé. Poner horarios o un nombre limitado de tomas no tiene ningún sentido, tampoco el bebé tiene un ritmo. Puesto que la leche de inicio es similar a la leche materna, y contiene lactosa como único hidrato de carbono, no debes preocuparte de sobrealimentar a tu hijo.

La alimentación a demanda no es ningún problema con la leche de inicio. El consumo diario de leche de los lactantes aumenta gradualmente dentro de la primera semana de los 50-70 mililitros por kilogramo de peso a los 100- 140 ml, llegando con un peso de aproximadamente 4000 gramos, a una ingesta diaria de unos 400-560 ml.

En las próximas semanas esta cantidad aumenta a unos 500-650 ml por día.

Dado que el estómago del bebé es aún muy pequeño durante las primeras semanas de vida, poco más grande que una pelota de ping-pong, no hace falta que cargues el biberón de leche. Estas pequeñas cantidades no le duran mucho, además la leche infantil es muy fácil de digerir pese a tener un tracto intestinal inmaduro, por lo que enseguida tiene hambre de nuevo, a las 2 o 3 horas, incluso de noche.

Es por ello que aproximadamente ocho tomas de biberón al día son perfectamente normales. A partir de la tercera semana, cuando el estómago es un poco más grande, puede aumentarse la cantidad y el tiempo entre tomas se alarga un poquito más.

Desde el segundo mes: Tomas de biberón más grandes

Después de las primeras cuatro semanas, la cantidad de comida aumenta ligeramente, al tiempo que se reduce el número de tomas. La leche sacia al bebé por un período de tiempo un poco más largo.

La leche que necesita en esta etapa un niño depende mucho del bebé en sí, del tamaño corporal y el metabolismo. Pero como regla general se puede hablar de aproximadamente 150 ml por kilogramo de peso corporal, sin llegar a más de un litro por día.

Un ejemplo: si el bebé tiene tres meses y pesa cinco kilos, entonces necesita 5×150 ml, 750 ml de leche al día. Si se dividen en seis tomas, cada biberón debe ser de unos 125 ml.

Con la introducción de alimentos complementarios en el quinto mes se reducirán gradualmente las tomas de leche, porque el hambre del bebé se saciará también con otros alimentos y aparte de la leche tomará también otros líquidos. A partir aproximadamente del sexto mes de vida, si el bebé tiene ya un ciclo fijo de día-noche, también se puede prescindir del biberón de la noche.

Cantidad de leche para el bebé

EdadBiberonesCantidades (en ml)
2 días6-710-20
3 días6-730-40
4-6 días6-750
6-8 días6-760-70
9-15 días6-780-90
Resto del mes6-7110-120
2 meses6120
3 meses5-6150-180
4 meses4180-210
5 meses4210 o más

¿Qué pasa si el bebé no se sacia con el biberón?

En general durante todo el primer año de vida puedes usar leche de inicio en el biberón. No es necesario cambiar a la leche de continuación puesto que en la leche 1 hay todos los nutrientes esenciales y a partir del quinto mes la alimentación se complementa con los primeros sólidos y otros líquidos.

Si durante un tiempo el bebé necesita más de 1 litro de leche al día, puede que la que le das no le sacie. Por ello, deberías cambiar a una leche de continuación. Sin embargo, antes de darle el biberón debes consultar exactamente el paquete para darle la cantidad que necesita, para no sobrealimentarle. Puedes encontrar más información sobre los distintos tipos de leche en el artículo Biberón: ¿Qué leche le doy al bebé?.

¡Atención!

No espeses la leche del biberón por tu cuenta, ni siquiera con copos de cereal. Esto puede provocarle problemas digestivos al bebé o precipitar las alergias. Encuentra más sobre este tema en el artículo ¿Puedo hacer la leche del bebé en casa?.

Sólo son indicaciones genéricas

A pesar de la preocupación que pueda generarte que el bebé tome suficiente del biberón para su buen desarrollo, no debéis volveros locos por ello. Las cifras anteriores son sólo una orientación y brindan una visión general de la demanda promedio de los bebés en diferentes edades.

Las variaciones pueden ir en ambas direcciones, por lo tanto es normal que un bebé necesite más o necesite menos de lo indicado arriba, ya que cada bebé se desarrolla individualmente y su metabolismo funciona de forma diferente. Si, por ejemplo, tu bebé se encuentra en una etapa de crecimiento, probablemente necesitará beber más biberón de lo habitual.

Incluso en verano puede que el niño pida más el biberón porque pierde más agua a través del sudor y tiene sed más a menudo.

Los bebés suelen tener un sentido muy fiable de la cantidad de comida que necesitan. Normalmente se hacen oír si tienen hambre y dejan de comer cuando están llenos. Por esta razón no se debe forzar nunca a un bebé a terminarse el biberón si no quiere seguir bebiendo. Cuando un día bebe menos de lo habitual, seguramente beberá más al día siguiente. No te preocupes demasiado si alguna vez le das más o menos biberón de lo previsto. Mientras tu bebé crezca y se desarrolle bien, no hay que preocuparse.

¿Cuándo ir al médico?

Las pequeñas u ocasionales desviaciones de las cantidades de consumo que te hemos contado son perfectamente normales. Sin embargo, si percibes un desequilibrio notable y persistente entre lo teórico y las necesidades reales de ingesta de líquido de tu bebé, es recomendable que acudas al pediatra y lo hables con él.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar