Juegos para estimular al bebé de 19 meses

5 actividades ideales para estimular el desarrollo cognitivo del bebé

Juegos para estimular al bebé de 19 meses

El niño de 19 meses ya puede moverse con bastante libertad y seguridad. En este sentido, se ha mejorado su motricidad y es capaz de comunicarse mucho mejor, pues ya debería tener un vocabulario de unas 17 palabras.

Como su personalidad se está desarrollando, es muy probable que ya tenga algunos juegos preferidos, pero es importante que le propongas nuevas actividades, así no solo agudizarás su creatividad y estimularás su fantasía, sino que también contribuirás a su desarrollo cognitivo.

  1. Enséñale a armar un rompecabezas. A esta edad los juegos de tres piezas no suelen representar un gran desafío, por lo que será mejor que apuestes por un juego de seis piezas. Eso sí, ten siempre en mente que se trata únicamente de un juego, es importante que el niño no se sienta frustrado. Ofrécele ayuda cuando la necesite.
  2. Juega a agrupar objetos. Aunque el bebé aún no tiene bien claros los conceptos de formas, colores y tamaños, sí es capaz de diferenciarlos. Busca objetos con diferentes formas y pídele que, por ejemplo, agrupe todos los redondos. También puedes pedirle que forme grupos teniendo en cuenta solo el color o el tamaño.
  3. Juega a identificar los colores de las cosas que os rodean. Por ejemplo, puedes preguntarle de qué color es la camisa que lleva puesta su papá o de qué color son sus zapatos. También puedes pedirle que te señale todos los objetos de un mismo color que hay en la habitación.
  4. Nárrale cuentos sencillos y estimúlalo a que imite los sonidos de los animales o a que repita algunas de las palabras de la conversación que sostienen los personajes. De esta manera estarás potenciando su lenguaje. Recuerda que la clave para que un cuento pueda aportarle palabras nuevas radica en repetirlo varias veces. Si tu bebé tiene un cuento preferido, no dudes en leérselo cada vez que te lo pida.
  5. Juega a colocar los objetos dentro o encima de los cajones y, cada vez que lo hagas, indícale que el objeto está “dentro” o “fuera”, “encima” o “abajo”. Así facilitarás su orientación espacial, una capacidad que comienza a desarrollarse en esta etapa.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *