Un desayuno equilibrado

Según algunos datos del Ministerio de Sanidad y Consumo, solamente el 7,5% de las niñas y niños españoles desayuna de una manera equilibrada; esto es leche, fruta o zumo e hidratos de carbono.

Aquí te contamos las claves para que puedas darle a tu hijo una alimentación sana.

Un 20% de los niños españoles, toma para desayunar únicamente un vaso de leche y el 56% sólo lo acompaña de hidratos de carbono. Como es lógico estos niños dedican menos de 10 minutos al desayuno, mientras que lo recomendable son entre 20 y 30 minutos. Como conclusión se puede decir que los niños y niñas españoles desayunan mal, lo que supone, según los expertos un aumento de la obesidad en los niños.

Ya hemos comentado en otros artículos que el desayuno es una de las comidas más importantes del día. Supone, por lo menos, un cuarto de las necesidades alimenticias de los niños. Si no desayunan bien, no tienen la fuerza ni la energía necesaria para afrontar el esfuerzo tanto físico como intelectual que suponen las actividades diarias. Otra de las razones por las que los niños deben tomar un buen desayuno es que si no lo hacen, a media mañana pueden sentir la necesidad de un gran aporte energético, que lo encuentran, generalmente, en productos con mucho azúcar y muchas grasas como la bollería, chucherías y otros productos que están relacionados con el aumento de los índices de sobrepeso durante la infancia.

Muchas veces, debido a la falta de tiempo, las prisas, las carreras, los atrasos…Las familias prescinden del desayuno y los hijos no reciben desayuno en casa. Las circunstancias hacen que los niños vayan más temprano al colegio y que no desayunen en casa y lo hagan en el colegio ya que supuestamente, el menú está controlado por nutricionistas y eso significa que es posible confiar en el servicio escolar.

Los padres que tienen más tiempo para sus hijos y preparan el desayuno en casa, deben saber que un desayuno sano, ideal y adecuado para un niño es el que sea variado de alimentos y que tenga los nutrientes necesarios. Aquí van unos ejemplos de lo que puedes incluir en la alimentación de tu hijo:

Básicos del desayuno

  • Lácteos: leche, queso y/o yogur
  • Cereales: pan, copos o galletas entre otras cosas.
  • Fruta y/o zumo
  • Productos variados como: miel o mermelada, algún fiambre…

Siempre que el desayuno lleve al menos tres de los alimentos citados arriba, sin lugar a dudas, será beneficioso para que el niño tenga más energía y más vitalidad para llevar a cabo todo tipo de actividades. Puede ser que al principio no estén acostumbrados pero todo es cuestión de tiempo.

De todas formas, lo más fácil es habituar a los niños a tomar un buen desayuno. Si se les acostumbra a desayunar bien, su organismo se adaptará rápidamente a esta costumbre y les exigirá un buen desayuno todos los días y se sentirán más satisfechos. Es, además, una manera fácil de prevenir lo que se está convirtiendo en la enfermedad del siglo XXI por excelencia: la obesidad en los niños.

Visita nuestro blog para leer más artículos.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar