reacciones primeros dias guarderia

Trucos y consejos para que el niño vaya contento a la guardería

¿Qué hacer para que los niños vayan contentos a la guardería?

Tips para que el niño vaya feliz a la guardería

Comenzar en la guardería representa un cambio importante para cualquier niño, sobre todo durante los primeros días, cuando están en pleno proceso de adaptación. Algunos lo llevan mejor que otros pero todos sienten la separación de sus padres y a la inmensa mayoría no les gusta quedarse solos en un sitio nuevo con personas desconocidas. Sin embargo, existen pequeños detalles que pueden lograr que el niño vaya más contento a la guardería.

Más conocimiento para reducir la incertidumbre y la ansiedad

A las personas adultas les resulta difícil manejar la incertidumbre, a los niños aún más. Por eso, es importante que le expliques qué encontrará en la guardería. Así sabrá qué va a suceder y no se sentirá nervioso.

Si lo prefieres, puedes utilizar títeres o muñecos para representar a los diferentes personajes que encontrará en la guardería, como la cuidadora y los nuevos amigos. Puedes crear situaciones cotidianas que vivirá e indicarle cómo debe comportarse. De esa manera no se sentirá desorientado.

Puedes aprovechar este momento para explicarle que deberá seguir nuevas normas y para mencionar todos los aspectos positivos que encerrará esta nueva etapa de su vida. De hecho, una excelente manera para lograr que el niño vaya más contento a la guardería consiste en comentarle que se está haciendo grande y que a partir de ahora tendrá nuevas responsabilidades y deberes.

Dar tiempo al tiempo

La adaptación es un proceso que necesita tiempo. Es probable que el niño no se sienta cómodo en la guardería de la noche a la mañana así que a veces solo queda armarse de paciencia y darle el tiempo que necesite. Algunos pequeños se sienten como en casa después de la primera semana pero otros tardan un poco más, incluso hasta un mes.

Durante ese tiempo es importante que estés cerca del niño. La mayoría de las guarderías son muy condescendientes en este sentido y permiten que los padres se queden el tiempo que necesiten sus pequeños, hasta que estos se acostumbren al centro.

Si tu pequeño tiene algún juguete especial, puedes permitirle que lo lleve a la guardería, al menos hasta que se adapte. Este juguete, denominado “objeto transicional”, le ayudará a sentirse seguro y tranquilo por lo que es recomendable que lo tenga cerca, sobre todo cuando te marchas ya que, de cierta manera, este suple la seguridad que normalmente el pequeño encuentra en sus padres.

Manejar los estados emocionales

Los niños son como una esponja, sobre todo a la hora de captar los estados emocionales de sus padres. De hecho, a menudo los padres no se dan cuenta pero son ellos quienes les transmiten la ansiedad, la angustia o la tristeza a sus hijos. Y es que el comienzo en la guardería no solo es un gran cambio para los niños sino también para sus padres, quienes a menudo sienten miedo, culpa o angustia ante la perspectiva de tener que dejar a su pequeño con extraños.

Sin embargo, mostrarte serena y alegre ante el cambio hará que tu hijo se contagie con tus emociones. Intenta que el momento de llevarlo y recogerlo de la guardería se convierta en un ritual especial. También puedes sorprenderle preparándole su merienda preferida o permitirle que elija algunas de las cosas que llevará a la guardería.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *