como organizar un campamento de verano para niños

Cómo elegir el campamento o campus de verano para tu hijo

Seis claves para seleccionar la mejor opción

Pronto terminará el curso escolar y comenzarán las vacaciones, así que ya va siendo hora de pensar en el campamento o campus de verano, una actividad que conjuga diversión y aprendizaje.

De hecho, los campamentos y campus de verano no solo son una alternativa estupenda para que el niño se divierta sino también para que conozca a otros pequeños, potencie sus habilidades sociales, descubra nuevos entornos y desarrolle su autonomía.

Los campamentos y campus de verano no son un lugar donde simplemente se deja al niño porque los padres están demasiado ocupados trabajando, es un sitio donde el pequeño puede crecer. Por eso, es importante no dejar su elección al azar. Sin embargo, como hay tantas alternativas, no siempre es fácil dar en el clavo.

¿Qué debes tener en cuenta al escoger el campamento de verano?

1. Campamento o campus

Dentro de la oferta disponible puedes optar por un campus al que tus hijos asistan diariamente unas horas cerca de casa o bien un campamento en el que se vayan unos días fuera de acampada. Esto dependerá de su edad y vuestras necesidades en general.

Los campus cerca de casa ofrecen distintos horarios y los niños pueden asistir durante todo el día o solo unas horas lo que permite mucha flexibilidad y el niño se mantendrá activo y entretenido.

Si lo que prefieres es que tenga una experiencia fuera de casa, ir de campamento es una buena oportunidad para adquirir responsabilidades e independencia. Si optas por esta opción, los campamentos suelen ser de unos 15 días dependiendo de las edades, por lo que es una experiencia buena también para los padres para aprender a saber estar separados y dejarles espacio e independencia.

2. Es imprescindible que el niño tenga un mínimo de autonomía

Para enviar a un niño a un campamento o campus de verano, es fundamental que ya tenga un mínimo de autonomía e independencia. De hecho, existen campus que aceptan pequeños a partir de los 3 años pero, en sentido general, lo más recomendable es que asistan a partir de los 6 u 8 años. También es importante que el niño no perciba que la actividad es algo impuesto, motívale y haz que forme parte de la elección del campamento. Es importante que acuda de manera voluntaria.

3. Toma en consideración los intereses de tu hijo

La primera pregunta que debes plantearte es: ¿qué le gusta a mi hijo? El campamento de verano debe ser una oportunidad para aprender pero también para divertirse y vivir experiencias nuevas y gratificantes. Por eso, debes tener en cuenta sus preferencias y características de personalidad. En la actualidad hay diferentes formatos de campamentos entre los cuales elegir: desde sitios de playa y montaña hasta centros urbanos, así como campamentos de idiomas, de deportes o de arte. Escoge una alternativa con la cual tu hijo se sienta cómodo.

4. Establece un presupuesto máximo

En los tiempos que corren, el costo del campamento es un aspecto importante a la hora de tomar una decisión. Sin embargo, no te decantes por el presupuesto más económico, es mejor valorar la relación calidad-precio.

También es importante preguntarse si lo que ofrece el campamento compensa el esfuerzo económico. Considera que actividades de calidad, buenas excursiones y monitores profesionales pueden aumentar el precio del campamento pero se tratará de una experiencia más completa y desarrolladora.

5. Determina el tiempo que pasará en el campamento

En el pasado, la mayoría de los campamentos de verano tenían una duración estándar de 15 días pero hoy existe más diversidad, desde los campamentos que duran tan solo una semana hasta aquellos que se extienden durante casi un mes. Si es la primera vez que el niño va a estar fuera de casa, el formato de una semana podría ser el más adecuado.

De la misma forma, existe la posibilidad de elegir campamentos urbanos, en los cuales se realizan actividades durante el día y en la noche los niños pueden dormir en casa.

6. Elige una organización que te inspire confianza

Los campamentos de verano no solo suelen ser un reto para los niños sino también para los padres. Por eso, en aras de tu tranquilidad, es mejor que te decantes por una organización que te inspire confianza.

– Cerciórate de que cumple con la normativa vigente en la Comunidad Autónoma, lo cual implica que el centro debe tener un seguro de responsabilidad civil.

– Busca referencias, tanto de los padres que conoces como en los foros en Internet.  

– Verifica que existe suficiente personal de apoyo, la ley indica que debe haber un adulto cada 10 o 13.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *