Cómo corregir los celos infantiles

Cómo corregir los celos infantiles

5 consejos para combatir los celos infantiles

Prácticamente todos los niños experimentan celos en algún momento de su desarrollo, ya sea cuando tienen que enfrentar la llegada de un nuevo hermano o cuando deben lidiar con un cambio en la familia. Se trata de un sentimiento completamente normal que aparece como consecuencia de su incipiente desarrollo emocional, el cual le impide manejar de forma asertiva el amor que siente hacia los demás y el temor al abandono.

No obstante, las manifestaciones de los celos varían según la edad pues dependen en gran medida de la maduración emocional y cognitiva que el niño haya alcanzado. Como norma, en los niños pequeños los celos suelen pasar desapercibidos ya que continúan mostrándose obedientes y cariñosos, pero a medida que van creciendo se muestran más violentos y desobedientes. De hecho, los niños celosos de entre 5 y 7 años son capaces de ejercer mayor presión emocional a los padres para llamar la atención.

Sin embargo, aunque los celos son un sentimiento normal en los niños, es importante corregirlos e impedir que tomen fuerza. Unos celos mal resueltos pueden acentuar algunas alteraciones en la conducta del niño y afectar su desarrollo emocional y cognitivo. Por eso, es fundamental que los padres aprendamos a lidiar con los celos infantiles y los solucionemos cuanto antes.

Consejos para enfrentar los celos de tus hijos

Educa en la aceptación incondicional. 

A veces unas palabras cariñosas, un abrazo y un beso no son suficientes para que tu hijo se sienta amado. Para ayudarlo a madurar emocionalmente es importante que le demuestres tu afecto, pero también que crees una relación sin barreras que le permita expresar libremente sus emociones, inquietudes y temores, sin miedo a ser rechazado. La aceptación incondicional es una de las herramientas más poderosas para luchar contra los celos y promover la seguridad y estabilidad emocional.

Refuerza la relación afectiva.

La dinámica cotidiana a menudo nos arrastra en su vorágine de prisas por lo que hay días en los que quizás no nos despedimos del niño como a este le gustaría o no le damos las buenas noches. Sin embargo, los padres están en la obligación de encontrar el tiempo para cuidar de sus hijos, mimarlos y crear una relación afectiva sólida. Más que el regalo de cumpleaños o el fin de semana en familia, los pequeños detalles cotidianos son los que marcan la diferencia y los que hacen que tu hijo sienta que es una persona especial. No solo evitarás los celos, sino que también estimularás la seguridad en sí mismo y la autoconfianza.

Insértalo en las actividades familiares cotidianas. 

Nunca es demasiado pronto para darle pequeñas tareas domésticas a los niños. De esta forma no solo estarás potenciando la responsabilidad, sino que también le estás demostrando que le tienes en cuenta y que su ayuda es importante. Por ejemplo, ante la llegada de un hermanito, puedes pedirle que te ayude a decorar la habitación, a elegir la ropa y los juguetes o que te alcance las cosas para vestir al pequeño. Recuerda que no se trata de darle obligaciones sino tareas que le hagan sentir importante y que le permitan pasar tiempo contigo.

Hazle notar su papel en la familia. 

Los niños pequeños no comprenden muy bien cuál es su papel en el seno familiar, es un rol que van asumiendo a partir de los 4 años. Por eso, algunos pequeños pueden sentirse confusos, sobre todo cuando llega un nuevo miembro, como puede ser un hermanito. Explícale su papel en la familia, describe sus cualidades y muéstrale cómo estas contribuyen al funcionamiento familiar. Se trata de que comprenda que cada cual tiene un papel y el suyo es tan importante como el de cualquier otro miembro.

Préstale atención y haz que los demás también lo hagan. 

A veces la cantidad de trabajo, la llegada de un hermano o una nueva estructura familiar hacen que la atención que se le prestaba al niño comience a disminuir, lo cual desencadena los celos infantiles. Por eso, es importante que pases tiempo de calidad con el niño y que te asegures de que el resto de las personas que son significativas para él también lo hacen. Así no se sentirá relegado a un segundo plano.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar