diagnóstico genético preimplantacional (dgp) precio

Diagnóstico genético preimplantacional (DGP)

El diagnóstico genético preimplantacional es uno de los temas más controvertidos en la medicina reproductiva.

En todos los ámbitos de la sociedad se debate sobre si puede llevarse a cabo una selección de embriones sanos antes de su implantación en el cuerpo de la mujer o si se excede el límite moral y ético.

En este artículo puedes encontrar toda la información sobre el diagnóstico genético preimplantacional.

¿Qué es el diagnóstico genético preimplantacional?

El diagnóstico genético preimplantacional (DGP) consiste en el estudio de los cromosomas y el ADN de los embriones para seleccionar los sanos, los que no tienen algún defecto congénito, antes de un tratamiento de fecundación in vitro, antes de implantarlos en el útero, y asegurar así que el bebé engendrado no padece de ningún defecto que pueda heredarse por la genética.

El diagnóstico genético, ¿oportunidad médica o dilema moral?

Las utilidades esenciales del diagnóstico genético preimplantacional son varias, aunque no todas están permitidas en el estado español:

Evitar el nacimiento de niños con enfermedades: Mediante el diagnóstico genético preimplantacional se puede evitar el nacimiento de niños con enfermedades genéticas como la hemofilia y algunos tipos de cáncer, además de enfermedades cromosómicas como el síndrome de Down o la fibrosis quística simplemente seleccionando embriones en cuyo genotipo se haya comprobado que no tenga la mutación correspondiente.

En el caso de problemas para conseguir el embarazo, por ejemplo mujeres de avanzada edad o con problemas de esterilidad el diagnóstico genético preimplantacional permite ayudar en la reproducción.

Como ayuda a terceros, normalmente hermanos. Se concibe un niño con características genéticas que luego puedan ayudar a un miembro de la familia. Es lo que se denomina hermano salvador. Se trata, por ejemplo de un niño que nace para proporcionar un trasplante de médula ósea a un hermano que está afectado por una enfermedad mortal, como podría ser el cáncer. En España las Cortes Generales aprobaron en 2006 la Ley de Reproducción Asistida, que permite las técnicas del diagnóstico genético preimplantacional con fines terapéuticos para terceros.

Elegir las características del bebe: Mediante la selección del diagnóstico genético preimplantacional se pueden escoger algunas de las características de los niños. Es lo que ha nombrado como niños a la carta y no está permitido en el estado español. Una de las posibilidades más cuestionadas de este diagnóstico genético es el hecho de conseguir, a través de la selección genética, hijos con capacidades altas en deporte, inteligencia o físico. Los dilemas éticos que genera esta cuestión impiden que sea una práctica legal.

En este sentido, las parejas que solicitan normalmente un diagnóstico genético preimplantacional son:

  • Parejas en las que un miembro o los dos, son portadores de una enfermedad genética grave y desean prevenir la transmisión de esa enfermedad a su descendencia
  • Parejas que, aunque no son portadoras de ninguna enfermedad genética, tras varios procesos de fecundación in vitro no logran el embarazo y se sospecha de alguna alteración genética a nivel del embrión (pérdidas o ganancias de cromosomas). Este estudio también se conoce como diagnóstico genético de screening de aneuploidías (DGSA). Las indicaciones más frecuentes suelen ser por abortos de repetición, fallo repetido de implantación, edad materna avanzada y factor masculino severo.

En contra del diagnóstico genético preimplantacional

La mayor parte de personas que se manifiestan claramente contrarias a la técnica del diagnóstico genético preimplantacional suele recurrir a motivos éticos y morales.

  • En primer lugar, la selección de sólo algunos embriones y por lo tanto el desecho de los otros embriones, que se acumulan en bancos de embriones a la espera que la ley dictamine la legalidad o ilegalidad de su destrucción. El problema está en que algunos consideran el embrión como un conjunto de células y otros lo definen como una persona diferente a sus padres, y por tanto un ser humano. La polémica se convierte en una decisión sobre la vida humana. Hay además gente que lo ve como una creciente intolerancia social hacia las personas con discapacidad.
  • La utilización de la persona como un medio para conseguir un fin, ya sea la felicidad de los padres o la cura de un hermano.
  • La posibilidad de utilizar esta técnica para crear hijos con capacidades superiores a la normal, o elegir características selectivamente (sexo, color de los ojos, etc.), por el capricho de los padres, en detrimento del derecho a la vida de los demás hermanos. Por eso de momento no es legal.
  • Aunque con el análisis de los embriones sanos se descartan las enfermedades detectadas, no se puede garantizar que el bebé quede libre de otras posibles complicaciones, por lo que hay quien pone en duda su verdadera utilidad.

A favor del diagnóstico genético preimplantacional

Los que están en favor del diagnóstico genético preimplantacional describen principalmente las ventajas médicas ante las enfermedades genéticas, aunque recuerdan la importancia de mantener límites claros.

  • El diagnóstico genético preimplantacional no debe ser utilizado para seleccionar el mejor material genético para un hijo y así crear una especie de élite, sino que pretende ayudar a los padres a no concebir un bebé con enfermedades genéticas detectadas a tiempo. En este sentido las investigaciones se deben hacer para detectar y descartar los defectos genéticos o cromosómicos, como las enfermedades hereditarias o discapacidades graves. Una selección de embriones para el futuro color de ojos o el sexo debería seguir siendo un delito para evitar abusos. Por esta razón cada caso concreto debe valorarse por un comité de ética.
  • Uno de los argumentos de los proponentes es el hecho de que el desarrollo del embrión a través de la eliminación de las células para ser examinadas en el estado actual de la investigación no se vea afectada.
  • El diagnóstico genético preimplantacional tiene también una importante función psicológica, ya que muchas parejas, y especialmente las madres, sufren mucho ante repetidos abortos involuntarios infertilidad permanente.
  • Por otra parte, es incomprensible que, si en el diagnóstico prenatal se valora la posibilidad y la legalidad de practicar un aborto cuando el desarrollo del feto está avanzado, exista la problemática ante la destrucción de una “masa de células” enfermas.
  • Algunos padres se desplazan a países donde el diagnóstico genético preimplantacional es legal, sumando a la carga emocional y financiera del proceso, el viaje a otro país.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *